El caso de Javier de Benito, quien iba a ser designado consejero delegado de Cementos Portland (del grupo FCC) antes de la llegada de Carlos Slim a la constructora española, y la propuesta de Andrea Orcel como primer ejecutivo de Unicredit, sobrevuelan el juicio financiero del año.

El miércoles la presidenta de Santander, Ana Botín, acudirá al Juzgado de Primera Instancia número 46 de Madrid para declarar como representante del banco español en el juicio por la demanda presentada por Andrea Orcel contra la entidad.

El caso de FCC, desvelado reciente por este diario, y la designación de Orcel como nuevo consejero delegado de Unicredit, propuesta que tendrá que ser aprobada por la Junta de Accionistas de la entidad italiana el próximo mes, afectan al desarrollo del proceso judicial que enfrentan al banquero italiano y Santander.

Si el juez del caso Orcel llega a las mismas conclusiones que los jueces del caso FCC, el italiano tiene ganado el juicio

Andrea Orcel reclama el cumplimiento del contrato, su incorporación al cargo para el que defiende había sido contratado por Santander -consejero delegado- y, subsidiariamente, una indemnización de 112 millones de euros.

El 25 de septiembre de 2018, Santander comunicó el fichaje de Orcel como consejero delegado. El 15 de enero de 2019 el banco informó que no seguía con la contratación. La razón esgrimida por la entidad para justificar el cambio de decisión fue que el importe que debía pagar era demasiado elevado, y que la cifra final difería de la prevista inicialmente al no haber sido posible que UBS aceptara pagar bonus debidos a Orcel.

El directivo Javier de Benito iba a ser nombrado CEO de Cementos Portland, pero la llegada de Slim a FCC lo impidió

Si el juez del caso Orcel llega a las mismas conclusiones que los jueces del caso del ejecutivo que iba a ser nombrado consejero delegado de Cementos Portland (de FCC), el banquero italiano tiene muchas probabilidades de ganar el juicio.

El caso de Javier de Benito

Como ha publicado Vozpópuli en exclusiva, el Tribunal Supremo tendrá que pronunciarse sobre el caso de Javier de Benito, quien abandonó su antiguo puesto de trabajo para ser nombrado consejero delegado de Cementos Portland, antes de que el magnate Carlos Slim se hiciera con el grupo FCC.

De Benito recibió por escrito la bienvenida al grupo FCC por el que fuera entonces vicepresidente y CEO Juan Béjar, a principios de 2015. Pero Slim se hizo por esas fechas con el control de la constructora española, y en lugar de situar a De Benito al frente de la mayor cementera del país nombró a un ejecutivo de su confianza, Gerardo Kuri.

Ana Botín se involucró personalmente en el fichaje de Andrea Orcel, que fue comunicado a la CNMV

El directivo español emprendió acciones legales, y en marzo de 2018 el Juzgado de Primera Instancia número 69 de Madrid condenó a FCC a indemnizar a Javier de Benito con 675.000 euros. Tanto este como FCC presentaron recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, que tumbó los recursos y confirmó de forma íntegra la sentencia anterior, considerando acreditada la existencia de un precontrato.

En su sentencia, la Audiencia Provincial señala como "la prueba más evidente" el hecho de que fuera el Vicepresidente y Consejero Delegado de FCC, Javier Béjar, "quien inició las negociaciones con el actor, tendentes a que aceptara su oferta (...)".

En el caso de Orcel contra Santander, como ha publicado este diario, fue la presidenta Ana Botín quien impulsó e inició las conversaciones, en persona, con el banquero italiano, para ficharlo como nuevo consejero delegado del banco. El primer banco español anunció la designación de Orcel como consejero delegado, tanto a los medios de comunicación como a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

El fichaje de Unicredit

El pasado 27 de enero, el consejo de administración del banco italiano Unicredit designó oficialmente a Andrea Orcel como consejero delegado en sustitución de Jean Pierre Mustier. El nombramiento tiene que ser aprobado por los accionistas de la entidad, en la Junta que celebrará el próximo mes.

El fichaje de Orcel por Unicredit demostraría que su no contratación por Santander no ha dañado irremediablemente su carrera

La propuesta de Unicredit afecta al juicio de Orcel contra Santander porque la demanda presentada por este sostiene que el banco español debe indemnizarle por los daños reputacionales y morales causados, en una cantidad estimada de unos diez millones de euros.

Pero el hecho de que Unicredit -cuyos mayores accionistas, los fondos estadounidenses BlackRock y Capital Research, son también los principales accionistas de Santander- haya propuesto a Orcel como nuevo consejero delegado, demostraría que su no contratación por el mayor banco español no ha afectado tanto a su carrera como para acabar con ella.

Orcel, exdirector del banco de inversión de UBS, cuenta con una estrecha relación con UniCredit, ya que tomó parte en el proceso de fusión entre Credito Italiano y UniCredito que en 1998 dio origen al grupo, que le siguió como cliente a UBS cuando en 2012 Orcel cambió Merrill Lynch por la entidad helvética.