La decisión de Europa de apostar por la vacuna de Pfizer de cara a los próximos años, dando 'portazo' a cualquier nuevo contrato con AstraZeneca, va a elevar la factura española en vacunas en 1.832 millones de euros. De acuerdo con el último contrato firmado por Europa, a España le corresponde 93,96 millones de dosis de Pfizer hasta 2023, a 19,5 euros la dosis, un precio casi siete veces superior al de las vacunas de AstraZeneca.

Este laboratorio tiene un precio por dosis de 2,9 euros, lo que la convierte en la más barata de las que hay actualmente en el mercado. Por ello, precisamente, es una de las vacunas admitidas por la Organización Mundial de Salud (OMS) para el mecanismo Covax, cuyo objetivo es inmunizar a personas de países en vías de desarrollo.

En total, la Comisión Europea ha adquirido 900 millones de dosis, de las cuales 60 millones llegarán en diciembre de 2021. Además, 390 millones aterrizarán entre enero y junio de 2022, y 450 millones entre enero y junio de 2023. El coste total de la remesa asciende a 17.550 millones de euros. El objetivo de esta adquisición es disponer de stock suficiente para poner una tercera dosis de refuerzo el próximo año, algo que tanto Pfizer como Moderna consideran necesario, y algo que el propio Salvador Illa adelantó en su período al frente del Ministerio de Sanidad.

Según ha acordado el Gobierno este martes en Consejo de Ministros, de los 1.832 millones de euros que le costarán a España estas vacunas, la mitad, 916 millones, se pagarán en los ejercicios 2021 y 2022 con cargo al concepto presupuestario "Productos farmacéuticos y material sanitario" del programa de fondos europeos "Sanidad. Ayuda a la recuperación para la cohesión y los territorios de Europa (REACT-EU)".

España ha recibido 10.000 millones de euros de este programa europeo, de los que 8.000 millones fueron distribuidos entre las comunidades autónomas y 2.436 millones quedaron a disposición del Ministerio de Sanidad para afrontar la compra de vacunas y material sanitario.

Modificación de la Ley General Presupuestaria

Los 916 millones restantes correrán a cargo del Estado español, y entrarán en el presupuesto para "Productos farmacéuticos y material sanitario" del programa "Salud pública, sanidad exterior y calidad", que se encuentra en el servicio "Dirección General de Salud Pública". Este pago se ejecutará en 2023.

Para poder comprometerse a este gasto con cargo a ejercicios futuros, el Consejo de Ministros ha tenido que autorizar una modificación de los límites fijados para el gasto plurianual en el artículo 47 de la Ley General Presupuestaria, que estipula que "el gasto que se impute a cada uno de los ejercicios posteriores no podrá exceder de la cantidad que resulte de aplicar al crédito inicial (...) los siguientes porcentajes: en el ejercicio inmediato siguiente, el 70%, en el segundo ejercicio, el 60%, y en los ejercicios tercero y cuarto, el 50%".

El año 2023 será el tercer año en que se utilice el crédito, por lo que la cuantía presupuestada no podrá superar el 50% del crédito inicial, es decir, 916 millones de euros. Sin embargo, el Ejecutivo contempla la posibilidad de que no todas las dosis que se esperan recibir en 2022 lleguen a tiempo y que, algunas de ellas, vengan en 2023, por lo que hará falta poder ampliar ese crédito.

"Seguramente, España comprará más dosis en 2023, y necesitará comprometer un gasto superior al límite de 916,11 millones de euros", explican fuentes de Hacienda a Vozpópuli.

Aunque el Gobierno ha informado de que España recibirá 93,96 millones de dosis de Pfizer en los próximos tres años, no ha especificado cuántas llegarán cada año, de ahí que haya que modificar estos límites para poder adecuarse a la recepción de dosis.

Guerra comercial en el sector pharma

Fuentes cercanas a la industria farmacéutica apuntan a una guerra comercial entre AstraZeneca y el resto de laboratorios en el mercado de vacunas. Habría dos razones para esta animadversión. Por un lado, AstraZeneca es una compañía que no producía vacunas hasta la llegada del coronavirus, lo que ha despertado suspicacias entre enemigos comerciales.

Pero el principal resquemor lo ha producido el hecho de que venda la vacuna (desarrollada por la Universidad de Oxford) a precio de coste. El margen de beneficio de las otras vacunas es muy superior y las compañías han considerado a AstraZeneca un "competidor desleal".

Sin embargo, fuentes del Parlamento Europeo apuntan que la ruptura de las relaciones con AstraZeneca no está motivada por una supuesta guerra comercial, sino por los incumplimientos constantes de esta compañía. El 30 de junio, Europa solo habrá recibido 100 millones de dosis de las 300 millones contratadas. 

De hecho, la UE ha amenazado este miércoles a AstraZeneca con reclamar judicialmente una penalización de 10 euros por día de retraso en cada dosis de su vacuna contra la covid-19 no entregada a partir del 1 de julio, una cuantía que podría superar los 200 millones de euros diarios.

Los retrasos no solo han supuesto un daño en términos de vidas, sino que también han afectado a la reputación de la Unión Europea, que ha pasado unos meses bastante difíciles en el plano sanitario. En el polo contrario está Pfizer, que ha cumplido con lo contratado hasta el momento.

27,2 millones de vacunas recibidas

Hasta el pasado lunes, 24 de mayo, España había recibido 17,9 millones de dosis de Pfizer; 5,9 millones de AstraZeneca; 2,7 millones de Moderna, y 575.825 dosis de Janssen.

De estos 27,2 millones de vacunas, un total de 24,8 millones ya han sido administradas lo que permite que haya 8,5 millones de españoles con la pauta completada y 16,9 millones con una dosis.