Todos juntos mataron y ella sola se murió. Las empresas chinas hicieron frente común para sacar adelante una edición del Mobile World Congress herida por el coronavirus de muerte por la guerra comercial que desde hace muchos meses enfrenta a EEUU y China.

Huawei iba a tumba abierta con el congreso, algo que hace sólo unos días Xiaomi refrendó públicamente. Son dos de las empresas que más teléfonos móviles venden en el planeta. Casi la mitad de los móviles que se venden en el mundo son de marcas chinas, y un 28% de esas ventas corresponde a las citadas Huawei y Xiaomi. Son de las que más pierden con la cancelación el evento. Apple nunca acude a la cita y Samsung es la única empresa de fuera de China entre las que más equipos comercializan. La nota de color.

Sobre la superficie, el plancton del coronavirus como razón de ser del total de los abandonos y la cancelación del congreso. Bajo la misma, un mar de motivos distintos. El sector de las telecomunicaciones ya no es el vergel de oportunidades de negocio de antaño. Los operadores pasan quizá por uno de sus peores momentos -siguen siendo rentables, pero mucho menos que hace una década- y los fabricantes de telefonía móvil no son únicamente Nokia, Samsung o Alcatel, como hace tiempo. Ahora se cuentan por decenas y muchos de ellos son chinos. Los precios de la fabricación han caído en consecuencia, y con ello la facturación, todo ello empujado por una competencia feroz.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos se ha trasladado de lugar. Ahora el Mobile es el campo de batalla, y aún quedan días de guerra"

De las cerca de 30 corporaciones que decidieron cancelar su presencia antes de que la GSMA echara el cierre definitivo, casi la mitad proceden de Estados Unidos. Amazon, Facebook, Intel, McAfee o Sprint son sólo algunos ejemplos, aunque Europa también tiene lo suyo, con siete abandonos -si contamos a Reino Unido como Europa-: Nokia, Ericsson, Orange, Deutsche Telekom, Vodafone...

China tan sólo es responsable de dos cancelaciones. Son Vivo y Umidigi, actores con un peso sin excesiva relevancia para el sector. Llama la atención la cifra sobre todo por el peso de las empresas chinas en el sector de las telecomunicaciones, y también por su altísima presencia en el suministro, fabricación y ensamblaje de terminales móviles. Están en todos los eslabones de la cadena.

El coronavirus, la excusa perfecta

"La realidad es que el coronavirus y el Mobile World Congress se han convertido en la excusa perfecta para hacerle la cama a las compañías chinas. Es un secreto a voces que a las empresas occidentales les molesta mucho el liderazgo de estas corporaciones. También a las compañías de regiones asiáticas, como Corea o Japón. Ahora mandan los chinos y el Mobile se ha convertido en la excusa perfecta para borrarse de un evento cuya cancelación o ausencias masivas a quien más perjudicaría es a los chinos, que son los que más negocio hacen por su peso en la industria", explica el directivo de una empresa que iba a participar en el evento celebrado en Barcelona.

Lo que pasa en torno al 5G es también significativo. Huawei es el único proveedor de esta tecnología con una solución completa para probar este nuevo sistema de comunicaciones. Ha desbancado a los otrora líderes del sector, la finlandesa Nokia y la sueca Ericcson. La tecnología 5G del gigante asiático es mucho más avanzada. China ha movido a los nórdicos como potencia en redes de telecomunicaciones y la última decisión de Nokia y Ericcson ha sido abandonar el Mobile.

Estos días se celebra en Ámsterdam (Holanda) una feria tecnológica con la mitad de afluencia de público (más de 50.000 personas) de la que acude al Mobile World Congress. La mayoría de los grandes actores que iban a acudir a Barcelona están en Ámsterdam, pero no ha habido ni una sola cancelación. Sí, también hay una nutrida representación china, pero no ha habido problema alguno por el coronavirus. Si se pretendía mover ficha en el ajedrez mundial del sector tecnológico, el Mobile era el escenario perfecto.

Son piezas de un puzzle que da que pensar. "La guerra comercial entre China y Estados Unidos se ha trasladado de lugar. El Mobile ha sido un campo de batalla más, pero aún quedan muchos días de contienda", explica el directivo de otra compañía.