España recibió 83,7 millones de turistas internacionales el pasado año, un 1,1% más que en 2018, con lo que encadena así siete años consecutivos de máximos históricos, según la estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) del Instituto Nacional de Estadística (INE), difundida este lunes.

Como es habitual, Reino Unido fue el principal país emisor de turistas a España con 18 millones de personas en 2019, lo que representa un descenso del 2,2% respecto a diciembre de 2018. Lo mismo ocurrió con Alemania, que aportó a nuestro país 11,2 millones de turistas, un 2,1% menos. Francia, Países Bajos y Países Nórdicos también decayeron un 1,2%, 4% y 4,4% respectivamente.

Esto se debe, entre otros motivos, a la incertidumbre del Brexit, la desaceleración económica en Europa, la quiebra del turoperador Thomas Cook, y la pérdida de interés por el 'sol y playa' español ante la recuperación de otros destinos mediterráneos más económicos y con una oferta similar, como Turquía, Túnez o Egipto.

Sin embargo, estas bajadas se han compensado con el impulso de nuevos mercados con mayor poder adquisitivo, como el chino, el ruso o el norteamericano. Este último aumentó un 12,6% en 2019, hasta los 3,3 millones de turistas; mientras que los demás, agrupados en "el resto del mundo" crecieron un 10,3%. Por este motivo, en el conjunto de 2019 el gasto de los turistas en el país alcanzó los 92.278 millones de euros, un 2,8% más que el año anterior.

El turismo 'de pulsera' o 'todo incluido' sigue siendo el más importante

Es decir, que España está reinventando su turismo ante la inquietante caída de los mercados tradicionales, principalmente el británico y el alemán. Es decir, que el turismo 'de pulsera' o 'todo incluido' sigue siendo el más importante por su gran presencia en los destinos costeros y en las islas, pero ahora se combina con el creciente turismo de calidad, también conocido como cultural, de compras o de negocios. 

En este sentido, la Comunidad de Madrid fue el destino que más creció en 2019, con un 7% más de turistas internacionales que el año anterior (7,6 millones). Por el contrario, Canarias y Baleares, que encabezan la lista como lugares favoritos de alrededor de 13 millones de visitantes extranjeros, sufrieron caídas del 4,4% y 1,2% respectivamente. Por delante se sitúa Cataluña, con 19,3 millones de turistas y un leve crecimiento del 0,8%.