España ha empeorado en libertad de empresa en el año 2020 y se sitúa en el puesto 32 de los 37 países de la OCDE, dos puestos por debajo de la clasificación que alcanzó el año pasado, según el informe "La libertad de empresa en España. Índice de Libertad Económica 2021" presentado este jueves por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

El empeoramiento se debe tanto a que España tiene un peor clima en materia de libertades (por el comportamiento de sus finanzas públicas y de la fiscalidad), como a que el resto de países han mejorado, ha explicado Iñigo Fernández de Mesa, presidente del IEE. En concreto, España ha empeorado su salud fiscal, "porque sus finanzas públicas han tenido un peor comportamiento que las del resto de países" debido al fuerte incremento de déficit y deuda pública.

Por otro lado, la carga fiscal (los impuestos) también han subido, han explicado, mientras que en el resto de países se han aprobado medidas a favor de la libertad de empresa como bajadas de impuestos.

"Impulsar la libertad de empresa es una de las grandes reformas estructurales que tiene pendiente nuestro país. Tenemos un serio problema estructural", ha lamentado Gregorio Izquierdo, director general del Instituto.

Según el informe, España tiene un nivel moderado de libertad económica (posición 26 de los 37 países de la OCDE) y relativamente alejado de los países con mejores prácticas de libertad económica (puesto 39 de los 178 países analizados), siendo los peores resultados de las variables de gasto público, libertad de empresa y flexibilidad laboral. Nuestro nivel de libertad económica es inferior en un 4,4% al promedio de la OCDE y menor en un 2,3% a la media de la UE.

Resulta especialmente decepcionante el abrupto descenso que se ha producido en la libertad de empresa en nuestro país

Dentro de la libertad económica se analiza la libertad de empresa y ahí España se encuentra en una "posición muy desfavorable dentro de los países desarrollados", con la posición 78 de los 178 países analizados en el informe. Nuestra libertad de empresa es inferior en un orden del 14% con relación a la media de la OCDE. En el marco de la UE, nuestra libertad de empresa es un 9% menor.

A más libertad de empresa, más crecimiento

Del informe del IEE se desprende también que la libertad de empresa impulsa el crecimiento económico (los países con mejores puestos en la clasificación han crecido en los últimos años a más ritmo que los situados más abajo) y reduce los niveles de economía sumergida.

"En esta última crisis, los países con más libertad económica son los que han tenido un mejor desempeño económico, registrando menos caídas del PIB y facilitando las transformaciones estructurales que anticipan y aseguran la salida de la crisis", han comentado.

Este servicio de estudios considera que los resultados que ha obtenido España son "malos" y "preocupantes".

"La libertad de empresa, junto con la iniciativa privada, son elementos claves para la generación de riqueza y empleo en las sociedades. Resulta especialmente decepcionante el abrupto descenso que se ha producido en la libertad de empresa en nuestro país, con un retroceso de hasta quince puntos en la última década, situándonos como la sexta economía desarrollada con más trabas"; lamentan.

Además, se ha visto que hay una notable relación entre libertad de empresa y mayor competitividad de las regiones y de los países, y que la mayor libertad de empresa favorece una mayor flexibilidad y capacidad adaptativa de los agentes económicos, lo que se traduce en menores tasas de desempleo y en menores niveles de economía sumergida, apuntan.

En su opinión,el momento actual es "de vital importancia apostar por entornos reguladores que favorezcan esta mayor libertad económica y empresarial, en la que España se encuentra en posiciones rezagadas al compararla frente a otras economías avanzadas, especialmente en cuanto a libertad de empresa se refiere".