BBVA y Caixabank firman la paz con los sindicatos después de reducir el número de salidas por los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en 1.952 personas. Ambas entidades fueron duramente criticadas por los representantes de los trabajadores e incluso por el Gobierno por haber realizado estos ERE mientras las cúpulas directivas mantenían sus elevados sueldos e incluso se los subían.

La tensión se ha rebajado ahora por ambos bandos y las negociaciones comienzan a encaminarse. De hecho, en el caso de BBVA, los sindicatos ya han firmado el acuerdo este mismo jueves. Finalmente las salidas del banco ascenderán a las 2.935.

El banco también ha eliminado la cláusula de equilibrio generacional que obligaba a la salida del 50% de los afectados y afectadas menores de 50 años. En este acuerdo, se produciría una salida prevista del 72% de mayores de 50 años y un 28% de menores de esa edad.

Al total de salidas hay que añadir otras 210 excedencias incentivadas, por lo que la cifra total se reduciría hasta los 2.727 trabajadores, desde los 3.798 iniciales.

Caixabank alarga las negociaciones del ERE

En el caso de Caixabank, las negociaciones se han alargado hasta el próximo 29 de junio. Pero por el momento, los sindicatos ya han conseguido que el banco rebaje el número de afectados hasta los 7.400, tras reducir el excedente de personal en 205 contratos y tras reafirmar el compromiso de que las 686 recolocaciones previstas en empresas filiales se harán manteniendo el salario fijo y la antigüedad.

Además, contarán con posibilidad de reincorporación a Caixabank en determinadas situaciones y transcurrido un período de tiempo. En la última reunión también se ha planteado nuevas propuestas en materia de flexibilidad de la red comercial y condiciones laborales.

Según los sindicatos, los trabajadores afectados por las recolocaciones tendrían derecho a reincorporarse por voluntad propia una vez transcurridos seis años y en caso de producirse una vacante en un radio de 50 kilómetros del centro de destino del empleado.