El Ministerio que lidera Teresa Ribera quiere mandar un mensaje de estabilidad a los inversores ‘verdes’ con su subasta de renovables. Y se empiezan a observar los primeros movimientos. Sterling and Wilson, el gigante indio de la energía solar y considerado uno de los mayores constructores de proyectos “llave en mano”, montó a finales de 2020 su oficina en Sevilla para poder aprovechar esta oportunidad. 

“Creemos que estos tres gigas de energía eólica y solar de la subasta son el paso correcto para reducir la incertidumbre de la capacidad en el mercado”, explica en una entrevista con Vozpópuli el director para Europa de Sterling and Wilson, Vikas Bansal. “Proporcionará capacidad renovable firme y comprometida a la red. Hará que el financiamiento de la deuda sea relativamente más fácil en comparación con los PPA comerciales puros que son difíciles de financiar mediante deuda o necesitan requisitos de capital más altos de lo normal”, añade. 

Su llegada a España se produce con 224 proyectos de energía solar con una capacidad agregada de 9,18 gigas de potencia en cartera. Entre ellos destaca la planta solar fotovoltaica de una sola ubicación de 1.177 megasen Abu Dhabi, que se cree que es una de las más grandes del mundo. España se une ahora a su lista de 25 países

“Actualmente, el gas representa el 33% y la nuclear el 23% del consumo total de energía en España”, comenta el directivo de Sterling and Wilson. “Para 2030, el objetivo es aumentar el consumo de energía renovable del 40% actual al 74%. Esto presenta una gran oportunidad de crecimiento para las empresas de energía limpia”, puntualiza.

El gigante indio considera que el mercado solar español puede crecer sin ningún subsidio, aunque sólo reclama “un marco de política favorable, especialmente en torno al acceso a la red”. “El nuevo régimen retributivo pretende promover la descarbonización incentivando el desarrollo de instalaciones de energía renovable con flujos de caja estables garantizados para establecer un marco económico que facilite también su financiación”, analiza Bansal.

Sede regional en España

Todavía es prudente y prefiere no aventurar la cifra de inversión total que quiere realizar en España. “Desarrollaremos las plantas solares y los llevarán a la etapa de listos para construir, tras ello se entregará a los propietarios de los activos a largo plazo. Es difícil cuantificar la cantidad, somos optimistas de que España se convierta en nuestra sede regional, atendiendo las necesidades de toda la región”, pronostica.

Su plan es crecer orgánicamente en este mercado y no tienen la intención, de momento, de adquirir empresas locales. “Sin embargo, para nuestro negocio de desarrollo de proyectos, estamos abiertos a adquirir actores locales con una cartera existente de activos solares desarrollados o en desarrollo”, explica el empresario indio.  “Teniendo en cuenta nuestra visión a largo plazo para la región, actualmente estamos desarrollando nuestro ecosistema invirtiendo en mano de obra y ya tenemos un equipo a bordo desde el desarrollo empresarial hasta la ejecución del proyecto”, puntualiza. 

Por último, su análisis del mercado energético español apunta a que entran en un territorio “bastante competitivo”. “En este momento, operan un gran número de agentes cualificados en todos los eslabones de la cadena de valor de las plantas solares. Desde la perspectiva de la propiedad de activos, todas las principales empresas de servicios públicos, compañías de petróleo y gas, así como los fondos de capital privado, son bastante activas en el mercado”, concluye.