Enel ha completado su salida del capital de Open Fiber este viernes mediante la venta de un 10% de la empresa al Gobierno italiano, así como del otro 40% que tenía en su poder al fondo de inversión Macquarie Infraestructure & Real Assets, según ha informado la empresa en un comunicado.

Italia, a través de Cassa Depositi e Prestiti Equity (CDPE) ya contaba con un 50% en la empresa de fibra óptica, por lo que con este 10% adicional se asegura el control de la entidad.

CDPE presentó una nueva oferta por el 10% después de saber que Enel estaba valorando vender una participación de entre el 40% y el 50% al fondo Macquarie. "Estamos muy contentos por estos cinco fantásticos años en Open Fiber", ha destacado el consejero delegado de Enel, Francesco Starace.