Las cajas medianas ganan menos en 2017. Las facturas extraordinarias han frenado los beneficios de dos de los principales grupos de cajas, Unicaja e Ibercaja, que han presentado cuentas este lunes. Ganaron en torno a un 40% menos por unas provisiones para reordenar su negocio de seguros, en el caso de la entidad malagueña, y por el coste del nuevo ERE, en el del grupo aragonés.

El beneficio de Unicaja ascendió 86 millones de euros, un 38% menos que en la primera mitad de 2016. El grupo destaca como motivo que ha tenido que resolver antiguos acuerdos con negocios de seguros. Hasta ahora trabajaba con Aviva y Mapfre. Su nuevo socio es Santa Lucía.

La entidad malagueña resalta en su presentación los 756 millones que ha captado en su reciente salida a bolsa, con la que la Fundación Unicaja ya controla menos de un 50% del capital. Con este dinero, Unicaja Banco ultima la devolución de las ayudas públicas de Banco Ceiss.

El banco reitera que su objetivo es alcanzar una rentabilidad sobre fondos propios del 8% en 2020. Sus márgenes cayeron entre un 3% y un 18% en el primer semestre.

En el caso de Ibercaja, el resultado de la primera mitad del año fue de 41,7 millones, un 42% menos que en el mismo periodo del año pasado. La entidad destaca que sin el coste del nuevo ERE, hubiera ganado 94 millones, un 31% más.

Sin ayudas públicas

El plan de ahorro de costes supuso una factura para el grupo aragonés de 71,6 millones. El banco reducirá su plantilla en 590 empleados y cerrará 140 oficinas de aquí a junio de 2018, lo que supone un 11% de su estructura de costes. 

Ibercaja destaca en su presentación que este año ha culminado la devolución de las ayudas públicas de Caja 3 y que ha vendido una cartera de 490 millones en activos dudosos a un fondo extranjero.