CaixaBank obtuvo un beneficio neto de 152 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio 2014, un 54,6% menos por menores extraordinarios, mientras que mejoraron todos los márgenes y se redujo la morosidad por primera vez desde el inicio de la crisis, ha informado este jueves la entidad. 

El margen bruto ha sido de 1.769 millones (+4,3%) debido a la evolución del margen de intereses (993 millones; +0,1%), las comisiones (454 millones; +1,8%) y los resultados de operaciones financieras y diferencias de cambio (221 millones; +93,3%, incluyendo las plusvalías de la venta de la participación en BME); el margen de explotación se sitúa en los 829 millones (+22,5% sin considerar los gastos extraordinarios registrados en el primer trimestre de 2013).

El total de dotaciones asciende a 650 millones, con un descenso del 66,7% respecto al primer trimestre de 2013, cuando se registraron 902 millones del Real Decreto Ley 18/2012, mientras que los gastos recurrentes se han reducido un 7,8%, por el proceso de  reestructuración del grupo y racionalización de costes, con unas sinergias por las integraciones de Banca Cívica y Banco de Valencia de 152 millones entre enero y marzo.