La pasada semana, Abertis anunció la incorporación de dos consejeros independientes de relumbrón, desde el punto de vista político. No todos los días una empresa puede presumir de sentar en la mesa de su máximo órgano ejecutivo a todo un ex primer ministro de un país del G-7 como Italia. Enrico Letta, que fue jefe del Gobierno transalpino entre 2013 y 2014, tendrá como compañero de mesa a Luis Guillermo Fortuño, quien fuera gobernador de Puerto Rico, estado libre asociado de Estados Unidos desde 2009 a 2012.

Son los últimos en llegar a las grandes empresas españolas, en cuyos consejos de administración ya moran desde hace tiempo ex presidentes de Gobierno y antiguos ministros, comisarios europeos y diplomáticos. Una versión de lo más internacional del fenómeno de las puertas giratorias.

De hecho, Letta no es el primer ex presidente del Gobierno extranjero que forma parte del consejo de administración de una compañía cotizada española. Desde hace seis años, Ernesto Zedillo, quien fuera jefe del Ejecutivo mexicano en la segunda mitad de la última década del siglo XX, figura como consejero del Grupo Prisa, la editora del diario El País, con numerosos intereses y negocios en Latinoamérica.

En España, Felipe González ha sido el único expresidente que ha formado parte del consejo de administración de una empresa cotizada, Gas Natural, aunque José María Aznar trabajó como asesor para Endesa. Precisamente, Aznar ha cumplido recientemente diez años como consejero del gigante estadounidense de los medios de comunicación News Corporation, cuyo órgano de administración comparte con otro expresidente, el colombiano Álvaro Uribe.

Grandes empresas del Ibex-35 

Un escalón más abajo están los antiguos ministros o secretarios de Estado, cuya presencia en los consejos de cotizadas españolas es más frecuente, como sucede en el caso de los políticos nacionales. Algunos ejemplos se pueden encontrar en grandes empresas del Ibex-35. Así, Telefónica cuenta en su consejo de administración con Luiz Fernando Furlan, que ejerció como ministro de Industria y Comercio en Brasil en la etapa de Luiz Inacio 'Lula' da Silva como presidente del país.

También formó parte del Gobierno del país sudamericano Henri Philippe Reischtul, veterano consejero de Repsol, que antes sirvió al Ejecutivo de su país como secretario de la Oficina de Presupuestos y Empresas del Estado. Además fue viceministro de Planificación.

Mientras, el grupo de ingeniería Técnicas Reunidas alberga en su máximo órgano ejecutivo a un antiguo secretario de Estado de Energía de Estados Unidos, William Blaine Richardson, que también ejerció como gobernador del Estado de Nuevo México y fue embajador estadounidense en México.

No es el único alto cargo del Gobierno de Estados Unidos presente en las grandes empresas españolas. En el consejo de administración de Iberdrola se sienta José Walfredo Fernández, antiguo subsecretario de Estado de Asuntos Económicos, Empresariales y de Energía del país norteamericano, en el que la compañía que preside Ignacio Galán tiene una destacada presencia, especialmente en el sector de energías renovables, a través de su filial Avangrid.

El ámbito europeo

La eléctrica también cuenta con México como uno de sus mercados internacionales más importantes. En su consejo administración figura Georgina Kessel, que formó parte de la Secretaría de Energía (equivalente al Ministerio en España) con el Gobierno de Felipe Calderón. También trabajó para la Secretaría de Hacienda. Otra de las consejeras de Ibedrola, Denise Mary Holt, fue embajadora de Reino Unido en México y en España. El mercado británico también es determinante para la eléctrica desde la adquisición hace diez años de Scottish Power.

En el ámbito europeo, Gas Natural cuenta en su consejo con Benita Ferrero-Waldner, antigua comisaria de Relaciones Exteriores y de Comercio de la Unión Europea, que antes trabajó también para el Gobierno de su país, Austria, como ministra de Asuntos Exteriores. Ferrero-Waldner, casada con un español, también fue consejera de Gamesa y de Alpine, filial de FCC en el país centroeuropeo, que terminó liquidada tras entrar en concurso de acreedores debido a su delicada situación financiera.

La amplia nómina de políticos y altos cargos internacionales extranjeros con presencia en grandes empresas españolas se completa con la consejera de Grifols Marla Salmon, que figuró como destacada asesora en materia sanitaria de la Administración Clinton.