El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado este miércoles que la Declaración de Impacto Ambiental del almacén subterráneo de gas natural Castor, situado frente a la costa de Vinarós (Castellón), "no tenía ningún condicionamiento relativo a problemas sísmicos".

Arias Cañete ha constatado que ese proyecto cuenta con la Declaración de Impacto Ambiental desde 2009 sin "ningún condicionamiento relativo a problemas sísmicos" y que, además, en su día se instalaron en la Confederación del Ebro los sismógrafos que han "detectado estos movimientos de tierra", que estos días han llegado hasta los 4,2 grados.

El titular de Medio Ambiente ha destacado que los trabajos "están parados" porque el Ministerio, como "responsable de la gestión del proyecto", dio "orden inmediata de pararlo, en la madrugada, en el momento en que tuvo conocimiento" de los seísmos. Asimismo, pidió dos informes al Instituto Geológico y Minero y al Instituto Geográfico para "determinar exactamente las circunstancias que concurren en el caso".

Según ha señalado, desde su departamento, "cuando tengan los informes, seguirán tomando las decisiones pertinentes" pero, hasta la fecha, están "pendientes de los informes de los técnicos para que se analicen cuáles han sido las causas de los seísmos".

Informes "con celeridad, pero con el rigor técnico requerido"

A preguntas de los periodistas durante un acto celebrado este miércoles en Valencia, Arias Cañete ha asegurado que desconoce cuándo tendrán los resultados de esos informes y ha destacado que los científicos encargados de realizarlos elaborarán esos dos informes "con toda la celeridad, pero siempre con el rigor técnico que requiere un informe de esa naturaleza".