Una de cal y otra de arena. Después de que este viernes saliera a la luz que Indra podría perder la hegemonía en los procesos electorales en España tras aventajarle una empresa vinculada al independentismo catalán en el contrato de cara a las próximas generales, la compañía que preside Fernando Abril-Martorell se ha impuesto en otra cita electoral decisiva: las catalanas del próximo 27 de septiembre.

Así lo recoge el Boletín Oficial del Estado de este sábado, en el que se comunica que la firma tecnológica se encargará de la recogida, procesamiento y difusión tanto de los datos provisionales como de los definitivos de las elecciones autonómicas catalanas. La compañía cobrará 1.089.000 euros por este servicio.

La puja que mantienen Indra y Scytl en la adjudicación de procesos electorales ya ha vivido varios capítulos. La firma catalana fue la encargada de organizar el simulacro de referéndum del pasado 9 de noviembre mientras que Indra se hizo con el contrato de las últimas elecciones municipales.

En este caso, las propuestas de ambas, según adelanta la web El BOE nuestro de cada día, "eran casi idénticas en lo económico". Scytl consiguió una valoración de 51/51 frente a los 50,87/51 de Indra. Sin embargo, la consultora participada por el Estado en un 20% se impuso en la propuesta técnica, cuyo peso era del 49%. Aquí, la firma de Abril-Martorell obtuvo 38,7 puntos sobre 49 frente a los 25,5 de la catalana.

El contrato, adjudicado el pasado 28 de julio y formalizado el 14 de agosto, se tramitó de manera urgente y por negociado sin publicidad "por razones de imperiosa urgencia".