Pocas horas después de que trascendieran los resultados electorales en Cataluña, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales ha emitido un comunicado en el que apela a las fuerzas políticas a que hagan todo lo posible por “recuperar la convivencia” en esta comunidad autónoma. La patronal entiende que tras estos comicios se abre una nueva etapa en esta región en la que sus dirigentes deberán esforzarse por “integrar” a todos los ciudadanos en su proyecto y por “reactivar” la economía, afectada, entre otras cosas, por la fuga de empresas y la reducción de la inversión.

Desde el punto de vista de la CEOE, el nuevo gobierno catalán deberá “actuar desde la legalidad” para “recuperar la estabilidad institucional” y la “seguridad jurídica”. Es decir, abandonar la vía independentista que enfiló el antiguo ejecutivo, comandado por Carles Puigdemont.

“La salida de empresas; y la caída del consumo y la inversión han provocado una bajada de la actividad en la última parte del año”, destaca la CEOE, que asegura que “sólo un nuevo gobierno que apuesta por la legalidad y el respeto a la Constitución” será capaz de “recomponer el daño infringido” y “devolver a Cataluña a la senda de la prosperidad”.

No hay que olvidar que la Confederación ya advirtió el pasado octubre de las “muy graves” consecuencias para toda la ciudadanía que traería la declaración unilateral de independencia, tanto en el terreno social como en el económico. De hecho, en un reciente informe rebajó dos décimas su proyección de crecimiento económico para 2018, hasta el 2,5%, debido a la desaceleración gradual que vive la economía de esta región y a la incertidumbre sobre la actividad y el empleo derivada de su situación política.

Desde el pasado 1 de octubre, un total de 3.120 compañías han trasladado su sede social fuera de esta comunidad autónoma, según datos del Colegio Oficial de Registradores. En el tercer trimestre del año, la inversión productiva en la región ha caído el 75%, según el Ministerio de Economía.

Para la patronal, es necesario que tras los comicios del 21 de diciembre se abra una nueva etapa y sus autoridades trabajen para recuperar la normalidad y potenciar la dañada economía.