Isidro Fainé, presidente de Criteria Caixa y de la Fundación Bancaria La Caixa, tendrá que afrontar toda una patata caliente durante el próximo casi año y medio. Y es que el banquero catalán, expresidente ejecutivo de Caixabank, tendrá que decidir cómo y cuando venderá un importante paquete accionarial que la matriz ostenta en el banco. En mayo de 2016 Criteria acordó con el BCE la hoja de ruta para dejar de ostentar el control (a efectos regulatorios) del banco, lo que obligará al holding a reducir su participación por debajo del 40% (y que actualmente está en el 46,9%).

En esencia, Criteria tendrá que vender o perder el control de cerca de un 7% de su participación en Caixabank para cumplir con su compromiso adquirido con el mercado y con el supervisor bancario. La estrategia o el método que finalmente escoja Fainé para llevar a cabo la operación está todavía por conocerse, si bien la caída protagonizada por el sector financiero en las bolsas no permite ser especialmente optimistas respecto al impacto de una venta a precios de mercado.

Aunque el valor está al alza durante las últimas semanas (a finales de junio llegó a cotizar por debajo de 1,9 euros), hace apenas dos años cotizaba en el entorno de los 4,9 euros

¿Cuál es el problema? Tal y como explican a este diario fuentes financieras, a día de hoy la acción de Caixabank cotiza a 2,42 euros. Aunque el valor está al alza durante las últimas semanas (a finales de junio llegó a cotizar por debajo de 1,9 euros), hace apenas dos años cotizaba en el entorno de los 4,9 euros, y la propia Criteria tiene anotado su participación en niveles muy por encima de lo que a día de hoy reconoce el mercado. Es decir, que si vendiera ese 7% a precios de mercado presumiblemente tendría que anotarse una minusvalía.

Criteria perdió vendiendo a 4,3 euros en 2015

¿A cuántas pérdidas se expone Criteria por la venta de un porcentaje de su participación? No es fácil saberlo, toda vez que el holding no publica datos sobre la valoración que mantiene de Caixabank. Puede servir como orientación, no obstante, una de las últimas operaciones de venta llevadas a cabo por la entidad catalana. Tal y como consta en el informe de resultados del pasado ejercicio, el 23 de junio de 2015 Criteria ya vendió "mediante la modalidad de colocación acelerada" un 2,28% de su capital social.

La operación se cerró a un precio por acción de 4,3 euros, el entorno del mercado por entonces y muy por encima de los precios a los que actualmente cotiza el banco en Bolsa. Así, a pesar de ingresar unos 566 millones de euros con la colocación de más de 131,7 millones de participaciones, destinados a reducir deuda, la transacción supuso para el holding una pérdida contable de unos 2 millones de euros en la cuenta de pérdidas y ganancias.

A pesar de ingresar unos 566 millones de euros, la transacción supuso para el holding una pérdida contable de unos 2 millones

Más allá de esta última referencia, está por ver qué impacto podría tener una venta de Caixabank a precios todavía más bajos. El holding presidido por Fainé prefiere no facilitar públicamente el valor que a día de hoy atribuye a su participación en Caixabank. La normativa contable le permite mantener una valoración no ajustada a precios de mercado, por lo que legalmente puede mantener en su balance un valor que no refleje las tendencias de la Bolsa.

Fuentes financieras consultadas por este diario señalan que queda más de un año para que Criteria reduzca su participación en Caixabank, y que todavía está por definir la estrategia que llevará a cabo la entidad para quedarse con menos de un 40% de las acciones. La venta a precios de mercado es solo una de las opciones, si bien existen otras opciones que podrían barajar los responsables del holding.