La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel al exdirector general de Caixa Penedès Ricard Pagès y a un año a tres exdirectivos, al considerar que, aunque su conducta fue "maliciosa e insidiosa", han reparado el daño que hicieron al devolver los 28,6 millones en pensiones que cobraron de manera irregular, informa la agencia Efe.

El juez central de lo penal José María Vázquez Honrubia ha adelantado así su fallo después de que Pagès, Joan Caellas, Santiago Abella y Manuel Troyano hayan reconocido los hechos y hayan anunciado que han procedido al reintegro de las cantidades percibidas y pendientes de cobro.

Vázquez Honrubia ha tomado esta decisión en contra del criterio del fiscal, que ha mantenido su pena de prisión de 3,5 años para Pagès y de 3 años para los otros tres acusados porque su reconocimiento demuestra que "la Fiscalía tenía razón", y que engrosaron sus pensiones contratando pólizas de seguros a espaldas de los órganos de administración y control de la caja.