Solo la amenaza que supone la incursión en el terreno financiero de gigantes tecnológicos como Apple, Google, o Samsung ha logrado poner de acuerdo a todas las entidades financieras españolas. La banca española, cerca de 30 entidades en total, pondrá en marcha el próximo mes de septiembre Bizum, una plataforma de pago entre particulares y empresas a través del teléfono móvil. Representantes de Santander, BBVA, Caixa, Sabadell, Popular, Bankia, Kutxabank, y Unicaja forman el consejo de administración de la empresa que gestionará Bizum, denominada Procedimientos de Pago.

El proyecto comenzó a gestarse a mediados del pasado año ante el avance de las multinacionales tecnológicas en los sistemas de pago a través del móvil, y el pasado mes de febrero estaba prácticamente cerrado. Los bancos españoles, informan fuentes financieras, contrataron a Deloitte para analizar la nueva herramienta, y a Accenture para el desarrollo tecnológico.

Santander y Caixa pretendían lanzar el proyecto en julio, pero finalmente será en septiembre cuando Bizum vea la luz, tras iniciar los ensayos este mes

Las mismas fuentes explican que Santander y Caixa pretendían lanzar el proyecto en julio, pero finalmente será en septiembre cuando Bizum vea la luz, tras iniciar los ensayos este mes. CaixaBank presidirá el primer consejo de administración de la nueva compañía, mientras que BBVA ocupará la vicepresidencia, puestos que serán rotatorios, cada dos años.

Bizum permitirá que un usuario pueda conocer entre su lista de contactos quienes tienen activada la herramienta y poder hacer transferencias de dinero con los mismos, sin necesidad de que pertenezcan a la misma entidad.

La banca española reacciona así ante la llegada de los nuevos competidores en los sistemas de pago electrónicos. El grupo coreano Samsung ha lanzado recientemente Samsung Pay en España, una aplicación de pago móvil compatible con cualquier tarjeta, sin cobro de comisiones adicionales. Durante el segundo semestre del año está previsto que lleguen a España el servicio de pago móvil de Google (Android Pay), y el de Apple (Apple Pay).

Corriente europea

El conocido como G-8 de Bizum (los representantes de los bancos en el consejo de administración de la nueva empresa) ha presentado ya el proyecto en Bruselas, con el propósito de que otros bancos europeos puedan adherirse a la nueva plataforma y permitir transferencias entre clientes de bancos de distintos países.

La Unión Europea está impulsando la regulación de pagos a través del teléfono móvil ante la revolución que está suponiendo la entrada de nuevos operadores en un sector tradicionalmente controlado por entidades financieras. El Banco Central Europeo trabaja por armonizar los diferentes sistemas de pago que se están creando en los países de la UE, y para ello, entre otros objetivos, creó en 2013 el Euro Retail Payments Board (ERPB). El pasado mes de octubre el Parlamento Europeo aprobó la revisión recomendada por la Comisión Europea de la directiva PSD2, para mejorar la seguridad de los servicios de pago digitales.