Atom Bank, la joya digital de BBVA, tardará todavía un año y medio en convertirse en un proyecto rentable. La filial británica de banca móvil, en la que Francisco González ha puesto muchas esperanzas, registró unas pérdidas de 25 millones de euros en el primer semestre, que se suman a los números rojos de 36 millones en 2016, su primer año de vida.

Desde BBVA no están preocupados por esta tendencia y respaldan completamente a la entidad británica, como una filial clave a medio plazo. Subrayan que es un proyecto "conceptualmente estratégico" y del que aprenden para otros mercados. Y destacan que Atom se ha convertido en apenas un año en el primer banco digital por recomendaciones de sus clientes, desbancando por primera vez en varias décadas a First Direct.

El banco español controla casi un 30% de Atom tras una inversión de 74 millones de libras, unos 83 millones de euros al cambio actual. Según han venido declarando sus responsables, como el presidente Anthony Thomson, la ampliación de capital de comienzos de 2017 -de 100 millones de libras- no será la última: se espera otra en 2018, antes de una potencial salida a bolsa. Será entonces, a partir del tercer año, cuando la entidad debería entrar en beneficios.

Junto a BBVA, los accionistas de Atom son un fondo de capital riesgo británico, Toscafund, y un gestor de fondos estrella, Neil Woodford.

Estrategia

Atom es el primer banco únicamente móvil en Reino Unido, aunque desde su creación han surgido otros como Monzo y Tandem. Abrió sus puertas a comienzos del año pasado. Ya ofrece hipotecas, créditos a pymes y algunos productos de ahorro. Cada nuevo producto requiere fondos. De ahí la última ampliación de capital, que persigue lanzar una nueva cuenta corriente.

Según los datos de BBVA, desde su creación, Atom ha pasado a atesorar activos (créditos principalmente) por valor de 787 millones de euros y pasivos (depósitos) por 664 millones.

Sede de Atom Bank en el norte de Inglaterra.

Esta entidad busca hacerse hueco principalmente entre clientes de 18-34 años. El móvil es el principal canal en el que se están enfocando todos los bancos a nivel mundial. BBVA fue el primero en lanzar el alta inmediata a través del móvil en España.

La clave para González es si podrá rentabilizar toda la inversión en Atom y otros bancos digitales como Simple, en Estados Unidos, y si realmente podrá exportar lo que aprenda en Reino Unido a otros países. Los expertos dicen que la digitalización requiere mucha inversión para los pioneros, pero que se copia casi gratis.