La cúpula de Santander mejora su remuneración en el año de la compra de Banco Popular. Los principales directivos y consejeros ejecutivos percibieron de media un 10% más durante 2017, en línea con la subida que Ana Botín anunció para 3.400 empleados de los servicios centrales.

Un año más, la presidenta ha sido la mejor pagada de todos los ejecutivos del banco: 10,57 millones en total, un 8% más que un año antes. Botín cobró 7,8 millones por su labor de consejera, sueldo fijo y variable, más 2,7 millones aportados por el banco a su plan de pensiones, que ya acumula casi 46 millones.