Se le fichó para recuperar la imagen de la banca, perdida a lo largo de seis años de crisis. Diferenciar bancos de cajas. Potenciar el respaldo de los bancos en la recuperación económica española. Y, en especial, pelearse para defender los intereses de la banca española ante las autoridades europeas. El primer discurso de José María Roldán ha cumplido con las expectativas que han venido exigiendo Santander y BBVA, desde hace meses, a la AEB.

El ex responsable de Regulación del Banco de España ha mutado pronto de piel, erigiéndose, a lo largo de un discurso de poco más de 20 minutos, en el gran defensor de los bancos frente a las cajas, a quienes acusó de tener "gobiernos singulares y arcaicos", responsables de la mala imagen que tiene ahora la sociedad sobre el sector financiero en general. "En estos años de plomo, los bancos sanos han sido un factor de estabilidad gracias al modelo de banca al servicio al cliente. Además, los bancos han tenido que aportar recursos al saneamiento de un sector que les había dañado", aseguró Roldán.

En este sentido, el nuevo presidente de la AEB puso el énfasis en "el daño que la crisis ha efectuado en las franquicias bancarias. Hay que explicar con mayor claridad el papel de los bancos de la AEB durante la crisis. No hay que hacer generalizaciones de las entidades bancarias durante la crisis". En esta argumentación, Roldán realizó un evidente guiño al papel que han jugado Santander y BBVA en estos últimos años. "Los bancos españoles con dimensión internacional han sido un elemento de estabilidad durante la crisis, lo que no ha sucedido en otros países", sostuvo.

"La banca está en disposición de apoyar el proceso de recuperación económica. La banca está terminando el saneamiento de sus balances tras el trabajo titánico en los últimos cinco años. Los bancos han aumentado sus fondos propios en unos 60.000 millones en los últimos seis años. La banca española está en disposición de apuntalar el proceso de recuperación económica, pero no va a ser un camino de rosas", enfatizó.

Junto a la defensa de los bancos, Roldán sostuvo que su principal labor se gestará en Francfort, Bruselas y Londres. "Mi prioridad principal es Europa, Europa, Europa. Francfort, Bruselas y Londes, donde están las sedes del BCE, la Comisión y la EBA, respectivamente. Los bancos españoles deben aspirar a un trato justo en la nueva legislación europea", defendió el nuevo presidente de la AEB.