Abengoa ha comunicado a sus empleados, a través de un documento interno, que no puede pagar las nóminas de febrero. El grupo, que tiene hasta el 28 de marzo para negociar un convenio con sus acreedores que evite su entrada en concurso, ha explicado en la nota enviada a los trabajadores que no ha logrado un préstamo negociado con los bonistas y que espera poder pagar los salarios lo antes posible.

"Estimados todos", dice en la carta el presidente de Abengoa, José Domínguez Abascal. "Desafortunadamente los esfuerzos que está llevando a cabo Abengoa para conseguir la liquidez necesaria para el pago de todas las nóminas que vencen a final del mes de febrero aún no han dado resultado". El presidente de la multinacional energética dice que es consciente "del grave perjuicio que esto causa a un gran número de empleados de Abengoa y espero que en los próximos días podamos resolverlo. Os mantendré informados para indicaros la fecha en la que se producirá el pago". Por último Domínguez Abascal informa que el grupo está "en la recta final para cerrar un preacuerdo para la reestructuración financiera de Abengoa. Confío en que seremos capaces de lograrlo en los próximos días".

Abengoa ha negociado en las últimas semanas un préstamo con los bonistas, principales acreedores del grupo tras los bancos. Los representantes de los propietarios de la deuda cotizada de la multinacional energética han solicitado a los bancos acreedores de la compañía española garantías de la filial estadounidense, Atlantica Yield (antes Abengoa Yield), para aportar un préstamo de 160 millones de euros. Y han supeditado su entrega a un interés del 15% y al pago de otro 10% adicional al vencimiento del préstamo.

Abengoa empleaba hasta su entrada en preconurso a 25.000 personas en el mundo, más de 6.000 de ellos en España, la mayoría en Andalucía, fundamentalmente en Sevilla. De acuerdo a las cuentas anuales de Abengoa de 2014, la compañía gastó ese ejercicio 872 millones de euros en salarios entre sus más de 20.000 empleados, lo que supone aproximadamente un gasto mensual en nóminas de 72 millones de euros. Fuentes de la empresa estiman que el salario medio en Palmas Altas supera los 40.000 euros anuales, lo que supone un gasto anual de 88 millones de euros repartidos entre sus 2.200 empleados, 7,3 millones de euros al mes.