Aperturas y cierres constantes. Este comienza a ser el nuevo obstáculo que las empresas españolas están experimentando en esta tercera ola. Las compañías se han visto muy golpeadas por la crisis sanitaria y, a día de hoy, no saben realmente cuáles van a ser sus ingresos en los próximos meses. Antonio Garamendi, presidente de CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), ha advertido que el problema de los empresarios es ya de solvencia, más que de liquidez, durante la presentación del plan de patronal 'Sumamos Salud + Economía este lunes en Burgos, según recoge la agencia Efe. 

Respecto a las reformas que el país tiene por delante, Garamendi ha subrayado que Bruselas le va a reclamar a España esfuerzos y que las a ayudas futuras están ligadas a una serie de condicionantes. Garamendi ha animado a aprovechar la llegada de las ayudas para atajar la dualidad del mercado laboral español y la excesiva dependencia del sector servicios de la economía española. 

Convivir con el virus en 2021

El presidente de la CEOE ya ha da por asumido que las empresas tendrán que convivir todo el 2021 con las consecuencias de la pandemia. Sobre las compañías afectadas por la pandemia en España, el presidente de la CEOE ha recordado que en noviembre el Instituto Nacional de Estadística (INE) cifraba en 80.000 las empresas que han tenido que bajar la verja por la covid, cifra que "posiblemente irá a más a lo largo de este año".

De este modo, ha pedido que las administraciones hagan uso de la liquidez que llegue desde Europa para adoptar medidas como la supresión del Impuesto a los Bienes Inmuebles (IBI) u otras que puedan ayudar a "aliviar la carga fiscal" de las empresas.

Garamendi también ha recordado que le preocupa la situación de los 800.000 trabajadores que aún están en situación de ERTE, aunque es inferior a los tres millones a los que se llegó en el primer confinamiento de marzo y abril. El presidente de la CEOE ha pedido hacer un esfuerzo muy alto para que puedan reincorporar a sus puestos de trabajo