Los trabajadores de Renfe y Adif denuncian la pérdida de empleos en las empresas públicas, que, advierten, amenaza con poner en riesgo el servicio ferroviario “en un breve periodo de tiempo”. Los sindicatos han convocado paros parciales y huelgas para la incorporación inmediata del personal necesario.

En el caso del operador ferroviario Renfe, el sindicato español de maquinistas y ayudantes ferroviarios (Semaf) asegura que actualmente hay un déficit de personal de alrededor de 600 personas, pues con el estallido de la pandemia todavía no se han repuesto las salidas efectuadas entre 2019 y 2020.

La parte social reconoce que es la primera vez que pasa y el coronavirus ha podido provocar retrasos en el proceso de contratación e incorporación, pero asegura que "mientras se ha reducido el personal operativo, la estructura de dirección ha crecido en plena pandemia".

"Con esta falta de personal es imposible volver a los niveles de circulación que había antes de la pandemia y el servicio está siendo de mala calidad”, lamenta Diego Martín, portavoz de Semaf. El maquinista también denuncia que se está poniendo en riesgo la seguridad de la tripulación por las deficiencias en el mantenimiento de los trenes.

Adif acumula retrasos

En el administrador de infraestructuras ferroviarias Adif, la pérdida de empleo ha sido constante desde 2005, año en el que se produjo la separación entre las dos empresas públicas. “Desde entonces hemos perdido alrededor del 50% de la plantilla, con la externalización de gran parte de los servicios”, asegura Antonio Royuela, responsable de UGT en Adif.

El portavoz asegura a Vozpópuli que Adif está incumpliendo los compromisos del convenio colectivo sobre la tasa de reposición, plasmados en el plan de empleo plurianual. “Arrastramos varios años en los que entre 300 y 400 empleos no se cubren y la situación es cada vez más alarmante”, asegura, por el aumento de las jubilaciones en la empresa pública.

El problema está, según Royuela, en el tiempo que pasa entre que la empresa pública saca una oferta de empleo público (OEP) y ésta se hace efectiva. “Las bajas las estamos cubriendo con dos años de retraso”, asegura. Además, a este desfase hay que sumar el periodo de especialización del trabajador.

El sindicato recuerda que la media de edad en Adif “está en los 57 años y esto significa que en un máximo de seis años el 70% de la plantilla se va a jubilar”. Según sus previsiones, se producirán alrededor de 2.850 bajas entre 2019 y 2023.  En este sentido, exigen que se haga efectiva la tasa de reposición del 110% comprometida, además de una tasa adicional.

Desde Adif reconocen a este periódico que "en los últimos años se ha producido un elevado número de jubilaciones y el ritmo se mantendrá, pues casi el 80% de la entidad ya tiene 50 años o más". En este sentido, "son conscientes" de la necesidad de reponer efectivos y asegura que se ha puesto en marcha un plan plurianual de empleo y la elaboración de un plan estratégico para asegurar ese relevo.

Convocan paros y huelgas

El Comité General de Empresa de Adif, compuesto por los sindicatos UGT, CCOO, SCF, CGT y SF, ha convocado seis jornadas de paros parciales y una de huelga de 23 horas el próximo 26 de marzo. Los paros se producirán el 26 de febrero y los días 5 y 12 de marzo entre las 7.00 y las 9.00 horas y las 15.00 y 17.00 horas. Los sábados 27 de febrero y 6 y 13 de marzo estos paros se efectuarán entre las 00.00 y las 2.00 horas.

“No es una huelga económica ni de mejoras laborales, estamos defendiendo el servicio público, porque en la situación que estamos no se va a garantizar en un plazo breve de tiempo”, advierte Royuela.

Por su parte, los maquinistas de Renfe harán huelga el próximo 16 de febrero, a la que sumarán cuatro jornadas más los días 2, 3, 9 y 10 de marzo. La empresa ha propuesto unos servicios mínimos del 100% en hora punta y del 75% en hora valle.