Semana negra para el multimillonario Elon Musk. Un día después de conocerse la explosión durante una prueba de la nave interplanetaria 'Starship' de SpaceX, el magnate ha sufrido un nuevo episodio embarazoso durante la presentación en el Salón Internacional del Automóvil de Los Ángeles del 'Cybertruck', la nueva pick-up eléctrica de Tesla, que saldrá al mercado por algo más de 36.000 euros. 

Se trata de un modelo cuyas ventanillas y lunas blindadas Tesla promocionaba como "indestructibles". Sin embargo, en medio de una demostración para probar su eficacia, uno de los trabajadores de Tesla ha lanzado una bola de acero contra la ventanilla del conductor, que ha acabado fracturándose y desatando todo tipo de burlas hacia la compañía . 

https://twitter.com/masonmaelstrom/status/1197735866514280448?ref_src=twsrc%5Etfw

Tras el incidente, Musk se ha visto obligado a realizar el resto de la presentación de 'Cybertruck' con las muestras evidentes de que las ventanillas del vehículo no son completamente indestructibles. No obstante, sí ha podido destacar sus más de 800 kilómetros de autonomía. 

Explosión de su nave espacial

El incidente se ha producido después de la explosión del llamado MK1, el primer prototipo completo de acero inoxidable de la nave interplanetaria 'Starship' de SpaceX, durante una prueba de presión criogénica en Boca Chica (Texas). 

Tras el incidente, la compañía aeroespacial de Musk informó que a partir de ahora se centrará en desarrollar prototipos nuevos en lugar de reparar y volver a probar el Mk1.  

"Absolutamente, pasar al diseño Mk3. Esto tenía cierto valor como buscador de fabricación, pero el diseño de vuelo es bastante diferente", señaló el propio Musk en su cuenta de Twitter.