Anged, la patronal que engloba a grandes empresas de distribución como El Corte Inglés, Ikea, Carrefour o Alcampo, propone que los empleados de estas compañías trabajen 23 domingos y festivos en toda España, a puerta cerrada o abierta, según la legislación de cada lugar. Es una de las propuestas que la patronal ha puesto sobre la mesa en el marco de la negociación de su nuevo convenio colectivo, que afecta a más de 230.000 personas, y que se ha encontrado ya con la oposición de todos los sindicatos.

Una oposición que se ha dado en varios aspectos, desde el tiempo de aplicación del convenio, puesto que Anged propone que se apruebe por 4 años, hasta las medidas estrellas del mismo, que recogen el aumento de trabajo en domingos y la congelación salarial. En este sentido, los sindicatos que forman parte de la mesa de negociación (Fetico, Fasga, CCOO y UGT) no están dispuestos a firmar un convenio por más de dos años, tiempo que consideran suficiente para crear un texto "puente" que cubra la situación derivada de la pandemia.

Según los datos que aportó Anged este lunes en la primera reunión, el sector de la gran distribución ha visto caer la afluencia de clientes en más de un 40%; en este mes de enero, las ventas han caído un 17,6% en comparación con el mismo mes del año anterior. En este contexto, y en el marco del nuevo convenio, la patronal ha apostado por congelar los salarios, aunque matiza que "apuesta por incrementar los salarios si mejora el resultado de las empresas".

La negociación del convenio tiene lugar en plena crisis del coronavirus, tras meses en los cuales las compañías han adaptado sus equipos al aumento de la venta online a la vez que el cierre de los centros físicos se ha producido (y está produciendo) en varias comunidades. Por eso, una de las obsesiones de la patronal pasa por regular el trabajo en domingos y festivos que, según apuntan fuentes de Fetico, sindicato mayoritario en el sector, hasta ahora es voluntario.

En este sentido, Anged propone que en todos los centros de España se trabajen 23 domingos y festivos al año, que se harían a puerta cerrada si no se permiten las aperturas dependiendo de la comunidad. Se trataría de dedicar la jornada a trabajos logísticos y a la preparación pedidos online. "Es una barbaridad y es innecesario, puesto que no en todo el país existe la misma demanda online y además no pretenden pagarlo", señalan las fuentes consultadas.

En mitad de la pandemia

Para los representantes de los trabajadores, la postura de la patronal se centra en la crisis que actualmente viven los centros pero no contempla mejoras de la situación. Anged, por su parte, insiste en que "la trazabilidad entre empleo, productividad, realidad del comercio en omnicanalidad y la adecuación de los costes a la realidad del momento que vivimos, debe de ser el elemento que presida las negociaciones del convenio colectivo".

Con todo, las negociaciones acaban de comenzar, y se extenderán durante los próximos meses. En la próxima reunión, fijada para el 3 de marzo, los sindicatos pondrán sobre la mesa sus propuestas que, aunque no han detallado, pasan por rechazar frontalmente la aplicación de un convenio colectivo por más de dos años, así como que se trabaje 23 domingos en toda España.