El Corte Inglés aplicará un plan de ajuste contundente para tapar el enorme boquete que la pandemia ha generado en sus cuentas. El grupo con más empleados de España en nómina (90.000, sin contar los indirectos) ya tiene listo un paquete de medidas encaminadas a recortar los gastos. Otras acciones irán encaminadas a mejorar los ingresos, sobre todo, por la vía de la digitalización del negocio.

Una parte importante de los ajustes afectará a la plantilla y se traducirá en un programa de prejubilaciones y de bajas voluntarias incentivadas. También se aplicarán recortes selectivos de personal en las divisiones más castigadas por la crisis. En principio, la fórmula elegida será la del Expediente de Regulación de Empleo (ERE). La compañía descarta, no obstante, la aplicación de un recorte drástico de plantilla. "La empresa no va a hacer sangre, nunca lo ha hecho ni lo hará ahora", aseguran a Vozpópuli fuentes conocedoras del plan. Las mismas fuentes señalan que El Corte Inglés ha esperado a comprobar el resultado de la campaña navideña antes de activar cualquier medida.

La compañía avanzará algunos detalles del plan a los directores regionales en una reunión que se celebrará este viernes. El objetivo es ir explicando progresivamente a los directivos y al resto de la plantilla el impacto de los recortes presupuestarios. Las líneas estratégicas estarán listas antes del 28 de febrero, fecha en la que El Corte Inglés cerrará el ejercicio fiscal más complicado de su larga historia.

"La empresa no va a hacer sangre, nunca lo ha hecho ni lo hará ahora", aseguran fuentes fuentes conocedoras del plan

En la compañía se descartan, por ahora, medidas de corte salarial. No obstante, la congelación de los sueldos está sobre la mesa de negociación del convenio colectivo, que ya ha abierto la patronal (Anged) con los sindicatos del sector. Esta asociación ha planteado que los salarios del sector no se toquen durante cuatro años.

En esta línea, fuentes sindicales descartan que El Corte Inglés pueda descolgarse del convenio patronal, donde figuran como la empresa de mayor tamaño. Es decir, los grandes almacenes esperarán la firma del mismo.

Una Navidad, insuficiente

La compañía confiaba en que el largo periodo de descuentos iniciado con el Black Friday, que se ha extendido hasta las rebajas, podría levantar las ventas. El problema es que el gigante de la distribución se ha topado con unas restricciones ajenas -los cierres parciales o totales impuestos por el Gobierno y las autonomías- que dinamitan cualquier posibilidad de desarrollar el negocio en condiciones normales.

No en vano, como avanzó este periódico, la compañía descartó contratar personal en el periodo navideño por primera vez en su historia, un dato que aventuraba el desarrollo de las ventas en este periodo. Además, durante estos meses ha mantenido diferentes ERTEs aprobados conforme a las limitaciones al comercio que ponían en marcha las distintas administraciones.

El Corte Inglés estudia cerrar más centros

Una vez comenzado el año, y antes de cerrar el ejercicio, El Corte Inglés ha decidido bajar la persiana a su centro de Linares (Jaén) por no resultarle rentable. No obstante, las fuentes consultadas aseguran que no será el único, puesto que la compañía está revisando con detalle los resultados de sus centros para tomar decisiones de nuevos cierres.

Por el momento, además de este cierre la compañía ha anunciado la conversión del centro de Guadalajara en un outlet, lo que también implicará un recorte de personal. Se trata, así, de "hacer cirugía" con las cuentas de la compañía, lo que se plasmará en movimientos internos y externos en los próximos meses.