El valor de mercado de Eden Hazard (30), en el ojo del huracán de la prensa madrileña tras la eliminación del Real Madrid de la Champions League, se ha devaluado un 75% desde 2019.

El club de Florentino Pérez se comprometió a pagar hasta 160 millones al cabo de 2022 por el exjugador del Chelsea, el equipo que eliminó a los merengues tras un choque en el que la estrella belga volvió a brillar en el campo por su intrascendencia en el juego.

El Real Madrid pagó cien millones de euros al Chelsea por el mediapunta (más otros 30 millones potenciales en variables), según informaron en un primer momento medios cercanos al club. No obstante, la prensa belga desveló posteriormente que el coste final del traspaso para el Madrid será de 160 millones (sin incluir su ficha). El club de Chamartín no ha contestado a las preguntas de Vozpópuli sobre el asunto.

Transfermarkt, la principal empresa de tasación de jugadores a ojos del mundo de la representación en Europa, le asigna ahora un valor de 40 millones de euros. La misma agencia de tasación le había valorado en 150 millones justo antes de que el Madrid le fiche, en el verano de 2019. Su salario rondaría los 10-15 millones netos anuales.

El jugador tiene contrato con el Real Madrid hasta 2024. Hasta ahora, se ha visto asediado por las lesiones y suma apenas cuatro goles en 37 partidos con la camiseta blanca. Esto es, ha jugado menos del 50% de los partidos del club al que llegó ya con Zinedine Zidane nuevamente como entrenador.

El caso de Hazard es un ejemplo de que la actual coyuntura de crisis económica de algunos clubes grandes no pasa, solo, por su mayor o menor facturación

Sus números en el club blanco contrastan con los que registraba en el Chelsea. En su última temporada en Londres, Eden Hazard rozó la cifra de un gol cada dos partidos: convirtió, en un año, 18 goles en 45 encuentros (siete juegos más que los que lleva en el Madrid en el doble de tiempo).

Eden Hazard como síntoma

El caso de Eden Hazard es un ejemplo de que la actual coyuntura de crisis económica de algunos clubes grandes como el propio Madrid no pasa, solo, por su mayor o menor facturación, como reivindicó Florentino Pérez para justificar su proyecto de Superliga europea al margen de la UEFA y las federaciones nacionales.

El propio Chelsea del empresario ruso Roman Abramovich, que eliminó ahora al Madrid, declara facturar actualmente alrededor de 200 millones de euros menos cada año que el club que preside Florentino Pérez desde 2009.

Los promotores de la Superliga, encabezada por Florentino, han calculado que el torneo podría disparar los ingresos televisivos de los clubes que la integren hasta un 400%

Los merengues siguen siendo, con el Barça, los clubes que más facturan en el mundo (entre 700 y 900 millones de euros anuales). Sin embargo, están actualmente amenazados por importantes volúmenes de deuda: de alrededor de 500 millones a corto plazo en el caso de los culés (y de mil millones a largo), y de en torno a 300 millones en el caso del Real Madrid (de 900 millones a largo).

La institución presidida por Pérez recibió créditos avalados por el Estado por valor de 205 millones durante el confinamiento. Prevé pérdidas por valor de 60 millones de euros al cabo de esta temporada (el presupuesto contemplaba llegar a Cuartos de la Champions, por lo que las pérdidas podrían acabar siendo menores).

Los promotores de la polémica Superliga encabezada por Florentino han calculado que el torneo podría disparar los ingresos televisivos de los clubes que la integren hasta un 400% (de unos 250 millones a mil millones en el caso del Madrid). Otro estudio, de la consultora KPMG, ha estimado que la Superliga supondría una devaluación de la liga española del 40% en el primer año y casi total pasado un lustro.