Las advertencias que EY, el auditor de Duro Felguera, hace en su informe sobre el ejercicio 2019 del grupo industrial asturiano dan miedo.

La consultora llama la atención sobre litigios en Dubai, Australia, también en España, y sobre una situación financiera que sitúan a la compañía en una posición crítica.

El grupo español ha informado hoy de un beneficio obtenido en 2019 de 1,4 millones, cuando el pasado mes de febrero comunicó haber ganado 11 millones. La empresa dice que la corrección se ha debido a "un ajuste contable, sin impacto alguno en caja, que revierte de forma positiva en los resultados del primer trimestre de 2020".

En el informe anual de 2019, publicado este viernes en la CNMV, Duro Felguera admite que podría ser obligada a devolver en su totalidad o parcialmente, los 60 millones de euros retirados el pasado año de su filial en Australia, y que permitieron al grupo asturiano dotarse de liquidez para evitar el concurso de acreedores.

Duro Felguera requiere dispensas de la banca, vender activos estratégicos por hasta 15 millones, y contratos de obra por 40 millones

Durante los meses de septiembre, octubre y noviembre de 2019, la filial en Australia de Duro Felguera procedió a la devolución de un préstamo, concedido en ejercicios anteriores por su matriz en España, por importe de 97,4 millones de dólares australianos (60,1 millones de euros). Este préstamo tenía vencimiento máximo el 3 de marzo de 2020 y contaba con la posibilidad de cancelación anticipada, en caso de que así fuera exigido por Duro Felguera, explica el grupo.

La multinacional asturiana declaró en concurso a su filial australiana el pasado mes de febrero. Y ahora teme que en ese proceso, los acreedores pudieran reclamar la devolución a la masa del concurso de los 60,1 millones de euros retirados el pasado año. 

Duro Felguera estima que esa posibilidad "es menor del 50%" y que, de emprenderse acciones legales, la
probabilidad de éxito de los demandantes "sería inferior al 30%". Además indica que se dispondría de tres años máximos para plantear acciones legales contra Duro Felguera.

Incertidumbres varias

EY, auditor de las cuentas de 2019 de Duro Felguera, advierte en su informe de la existencia de una "incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad del Grupo para continuar como empresa en funcionamiento".

La consultora, además de referirse al proceso en Australia, destaca la ejecución de un aval en Dubai por 48 millones, y la investigación en la Audiencia Nacional por posibles prácticas corruptas en Venezuela.

También advierte que el cumplimiento del plan de tesorería del Grupo para los próximos 15 meses posteriores al cierre del ejercicio 2019 requerirá, entre otras cuestiones, fondos procedentes de la
venta de activos no estratégicos por importe entre 10 y 15 millones de euros; la obtención de dispensas de bancos acreedores para un préstamo que se encuentra ya en un supuesto de vencimiento anticipado; nuevos avales o instrumentos equivalentes para proyectos en cartera; y nueva contratación en 40 millones de euros.