Ni una palabra de agradecimiento hacia quien ha sido consejero delegado de Duro Felguera en los dos últimos años y medio, José María Orihuela.

El hasta ahora primer ejecutivo del grupo ha salido por la puerta de atrás de la multinacional asturiana, mientras que Rosa Aza, a la que colocó de presidenta no ejecutiva el pasado año, se mantiene en el puesto con un sueldo anual de 100.000 euros.

No ha hecho muchos amigos que se diga José María Orihuela en Duro Felguera.

La banca acreedora de la compañía no podía ya ni verle ni negociar con él la refinanciación de 85 millones de euros de deuda del grupo. Los propietarios de los proyectos internacionales en los que participa Duro Felguera, algunos en situación crítica, tampoco. Los trabajadores habían exigido su salida.

El nuevo consejero delegado, Jaime Argüelles, inyectó optimismo en su discurso ante los accionistas

Los directivos de la empresa no quieren ni acordarse de Orihuela. El exconsejero delegado de Duro Felguera acometió el pasado año una purga en la dirección, acusando de corrupción a varios directivos con más de 25 años en la empresa, requisando móviles y ordenadores, como contó Vozpópuli.

José María Orihuela WEB DE LNE (Foto de ARCHIVO) 23/10/2020

Orihuela llegó a acusarles de filtrar información confidencial en un foro de internet, rankia.com, y contrató a KPMG para llevar a cabo un forensic y descubrir a los presuntos traidores. Sin embargo, los juzgados han dado la razón a tres de los directivos despedidos, y la compañía, en situación crítica, ha tenido que indemnizarles.

En la trascendental Junta de Accionistas que la multinacional asturiana celebró ayer miércoles, en la que se aprobaron todos los puntos del orden del día, no hubo alusión alguna hacia Orihuela. Ni siquiera la típica frase de 'la compañía agradece los servicios prestados...'. Nadie ayer en Duro Felguera quiso acordarse de Orihuela.

Argüelles inyecta optimismo

El nuevo consejero delegado de la multinacional asturiana, Jaime Argüelles, inyectó optimismo sobre el futuro de la compañía en su discurso en la Junta, haciendo hincapié en el atractivo ganado por la empresa con la concesión de la ayuda del fondo de rescate de la Sepi de cara a la próxima entrada de un socio industrial en el capital.

Tampoco Argüelles se acordó ayer de Orihuela. Tiene sus razones. De acuerdo a fuentes cercanas a la compañía, en el consejo de administración en el que se acordó el nombramiento del exdirector general de Ence como nuevo primer ejecutivo, Orihuela montó en cólera y advirtió que Argüelles no tenía la capacidad ni el conocimiento suficiente como para dirigir Duro Felguera.

Más extraño resultó ayer que la presidenta no ejecutiva de la compañía, Rosa Aza, no se acordara en su discurso en la Junta de Accionistas de Orihuela, a quien debe el cargo.

Duro Felguera nombró a Aza, quien era consejera independiente desde septiembre de 2019, presidenta no ejecutiva en abril de 2020, cuando también designó como consejero independiente al exministro y expresidente de Red Eléctrica, Jordi Sevilla.

La presidenta no ejecutiva, Rosa Aza, tuvo ayer palabras de agradecimiento hacia todo el mundo, pero olvidó a Orihuela

Rosa Aza, licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Santiago y profesora Mercantil por la Escuela Superior de Comercio de Gijón, ha sido presidenta de la Comisión Nacional del Sector Postal y, entre 2012 y 2015, de la Autoridad Portuaria de Gijón, entre otros muchos cargos.

Durante la etapa de Orihuela como consejero delegado, Rosa Aza ha dado la cara por él.

En una entrevista publicada el sábado 18 de julio de 2020 en el diario La Voz de Asturias, afirmó que la empresa venía "arrastrando una situación de fuga de información que coincidía en muchos casos con variaciones en el valor de la acción, eso es una práctica penada por la ley", en referencia a la purga de directivos acometida por el exconsejero delegado del grupo. Dichas declaraciones impulsaron acciones legales de parte de la dirección del grupo, como publicó este diario.

En su discurso de ayer ante los accionistas del grupo, Aza tuvo palabras de agradecimiento para el Estado, el Gobierno de Asturias, los empleados, los accionistas, los trabajadores, y también para los bancos. Pero no se acordó de Orihuela. La presidenta no ejecutiva de Duro Felguera cobrará este año 100.000 euros brutos de salario.