El expresidente de El Corte Inglés Dimas Gimeno ha vendido las acciones que aún tenía a título personal de la cadena de grandes almacenes y ha retirado todas las demandas y querellas contra las hermanas Álvarez.

Gimeno pretende sacar este 2021 su propio proyecto textil y, para ello, parece que quiere acabar con la guerra familiar que hasta ahora tenía abierta con sus primas Marta y Cristina Álvarez.

El presidente de la compañía hasta el verano de 2018 pretende así firmar la paz con la familia que posee el 22% del grupo y ha vendido sus acciones, por valor de 2,5 millones de euros, informa 'El Confidencial'.

Además, ha retirado sus hasta cuatro demandas y querellas por la millonaria herencia de su tío, Isidoro Álvarez, padre de Marta y Cristina, en las que reclamaba cantidades y propiedades.

Además, exigía la devolución de 140 millones en acciones, bonos y otros activos financieros.

Aunque Gimeno podía haber recurrido alguna de las sentencias, ha decidido finalizar la guerra familiar

Si Gimeno hubiese ganado alguno de estos pleitos, hubiera obtenido mayoría en el consejo de administración de El Corte Inglés, y hubiera podido evitar la destitución impulsada por sus primas. Sin embargo, los jueces rechazaron sus acusaciones.

Retirada de todas las demandas

En el mes de diciembre, Gimeno comunicó a la otra parte la retirada de todas las demandas y, aunque podía haber recurrido alguna de las sentencias, ha decidido finalizar la guerra familiar.