La deuda pública española creció un 10,3% hasta los 1,311 billones de euros en 2020, un ejercicio marcado por la crisis económica que ha provocado el coronavirus y las medidas excepcionales que se han aprobado para paliarlo, para las que ha sido necesario incrementar el volumen de deuda.

Según los datos del Banco de España divulgados este miércoles, la deuda pública se redujo en el mes de diciembre en 1.293 millones de euros, con lo que el año cerró con 1.311.298 millones de euros de deuda, lo que supone un incremento de 122.439 millones en el conjunto del ejercicio.

Aunque la deuda pública del país alcanzó un nivel más alto en el mes de noviembre, de 1.312.590 millones de euros, se trata del cierre de ejercicio más alto de toda la serie histórica.

La deuda pública supone el 117% del PIB

Si se tiene en cuenta que según el avance de Contabilidad Nacional del Instituto Nacional de Estadística (INE), el Producto Interior Bruto (PIB) de España cerró 2020 con una caída del 11% hasta situarse en 1.119.976 millones de euros, esto supone que el volumen de deuda pública a término del ejercicio equivale a un 117% del PIB.

La caída de la producción nacional (el denominador), unida al aumento de la deuda (el numerador), ha provocado que esta ratio pase del 95,5% en que se situaba a finales de 2019 al 117% actual.

Todos los organismos e instituciones han previsto que la deuda pública llegue al 120% del PIB e incluso lo supere, dadas las necesidades de financiación que tiene el país para poder afrontar el importante incremento del gasto público derivado de la pandemia y de sus efectos en el tejido social y productivo.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha advertido incluso de que el país necesitará dos décadas de contención presupuestaria (es decir, de esfuerzos para contener el gasto e incrementar los ingresos) para conseguir que la deuda baje de ese nivel, como ya contó Vozpópuli.

La Administración Central lidera el aumento de deuda

El Ministerio de Economía ha explicado que el mayor incremento de deuda se ha producido en la Administración Central, "como consecuencia de las mayores necesidades de financiación para la puesta en marcha de ayudas directas a trabajadores, familias y empresas afectadas por la covid-19 y ha permitido financiar medidas como los ERTE, la prestación especial para autónomos y las incapacidades laborales por la pandemia".

El incremento del endeudamiento de la Administración Central incluye la transferencia de 16.000 millones de euros a través del Fondo Covid-19 a las Comunidades Autónomas para financiar cubrir gastos en sanidad, educación y ayudas a colectivos afectados por las medidas contra la pandemia.