El Consejo General del Notariado ha ofrecido su primera estadística sobre el impacto íntegro del coronavirus en el mercado de la vivienda.

Según sus registros, la compraventa de viviendas cayó un histórico 71,3% interanual, al tiempo que los préstamos hipotecarios para la adquisición de una vivienda cayeron un 57,2%.

El golpe de abril fue más fuerte que el de cualquier mes tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

Mayor impacto en menos tiempo

Los expertos consideran que la actual crisis tendrá un mayor impacto en menor tiempo en el mercado, con mejores fundamentales que en 2008. 

Dentro de las transacciones realizadas, el precio promedio por metro cuadrado de las viviendas vendidas fue de 1.464 euros, un 3,3% más, que está en parte sesgado por el menor número de transacciones.En el caso de las hipotecas, su cuantía media experimentó un incremento del 2,2% en términos interanuales, hasta los 139.649 euros.

Fuentes del sector aseguran que en mayo la compraventa empezó a dar síntomas de recuperación. Según los tasadores de vivienda, el efecto de la crisis en los precios empezará a atisbarse a partir de julio, sería gradual y se prolongaría hasta 2022.