El eurodiputado de Ciudadanos (Cs) Luis Garicano ha presentado sus alegaciones ante la Comisión Europea por el rescate del Gobierno a Plus Ultra con 53 millones de euros. Este es el siguiente paso a la carta que envió a modo de denuncia el pasado mes de abril y las explicaciones aportadas por el Gobierno ante Bruselas, tras conocerse la naturaleza de la empresa y desatarse el escándalo de la ayuda.

"El pasado 6 de abril registré una denuncia ante la Comisión Europea por el incumplimiento por parte del Reino de España de los requisitos exigidos por la normativa europea en la concesión de una ayuda de estado a la aerolínea", ha recordado Garicano. Tras este hecho, el Ejecutivo comunitario pidió información al Gobierno de Pedro Sánchez.

"Las alegaciones realizadas por las autoridades españolas confirman las sospechas iniciales de que la ayuda concedida a esta empresa no cumplía con los requisitos exigidos", lo que la convierte en "una ayuda ilegal", asegura Garicano. En palabras del eurodiputado, "la empresa no era estratégica, estaba en crisis antes de la pandemia, no parece posible que devuelva la ayuda desproporcionada, y hay una diligencia debida: la trama venezolana".

De hecho, Garicano ha revelado que el propio plan de viabilidad presentado por Plus Ultra espera pérdidas entre el 2020 y 2022 por 34,6 millones de euros. Entre 2023 y 2024 deberían conseguir suficientes beneficios para devolver los 53 millones, lo que resulta realmente "dudoso". "Aunque el plan de viabilidad está tachado y sólo vemos los números totales, la aerolínea no será viable en el futuro", denuncia el eurodiputado.

"Maniobras contables"

En cuanto a los problemas financieros de la compañía, Garicano ha destacado que "a través de una maniobra contable, ha conseguido evitar ser considerada una empresa en crisis" de cara al rescate. Como ya reveló Vozpópuli, la aerolínea consiguió evitar la disolución gracias a un préstamo participativo de un banco panameño llamado Panacorp.

Sin embargo, Ciudadanos denuncia que "el préstamo fue simulado", haciendo creer que "tenía más capital del que realmente tenía", pues 4 de los 6,3 millones estaban "indisponibles", según consta en el plan de viabilidad de la empresa al que ha tenido acceso el partido.

"Este dinero no existía y además el préstamo participativo no es considerado por el derecho europeo como parte del capital a estos efectos", denuncia el partido. Además, aseguran que la consultora DC Advirsory, "una compañía de un exalto cargo socialista", es la única que comprueba que ese préstamo existe.

Ayuda "desproporcionada"

Plus Ultra dice que recuperará los niveles de actividad de 2019 en 2022. "Las estimaciones de crecimiento del tráfico en el mejor de los casos será en 2024 y la misma empresa admite en el plan de viabilidad que tardaremos en recuperar los niveles de 2019. No hay motivos para suponer que la empresa va a ser viable en el medio-largo plazo ni que pueda reembolsar la ayuda en el plazo previsto", asegura Ciudadanos.

Finalmente, defienden que la ayuda es manifiestamente desproporcionada. La Unión Europea dice que la ayuda se tiene que ajustar al diferencial entre la estructura de capital de diciembre de 2019 y la pandemia. Según las cuentas a las que ha accedido Garicano, Plus Ultra ha perdido 16 millones en este periodo. Con lo cual, Ciudadanos defiende que esa es la cantidad máxima que se les podría conceder.

La trama venezolana

En este sentido, Garicano ha asegurado que las ayudas tienen detrás una trama venezolana y los administradores de Plus Ultra "podrían haber cometido un delito societario". El presidente del holding y principal accionista, Rodolfo Reyes, "está investigado por los CLAP en la Asamblea Nacional junto a Camilo Ibrahim", el empresario cercano a la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez.

Además, otros dos accionistas que controlan el 10% de la empresa "están siendo investigados por blanqueo de dinero, según la prensa americana". En este sentido, el eurodiputado de Ciudadanos defiende ante Bruselas que "resulta especialmente preocupante la forzada interpretación que se ha hecho de un instrumento de ayudas de Estado" y "todo apunta a que ha sido un intento de beneficiar a una empresa concreta".

"El rescate de Plus Ultra es una prueba de fuego de si somos capaces o no de gastar bien los fondos europeos. Se han hecho unos trucos contables inaceptables", ha comentado Garicano. Ahora corresponde a la Comisión Europea estudiar las informaciones aportadas por el Gobierno y por Ciudadanos y decidir si abre un procedimiento formal para investigar esta ayuda.