Marcelino Armenter abandona el consejo de administración de Naturgy. La mano derecha de Isidro Fainé y consejero delegado de Criteria Caixa, máximo accionista de la energética, sale por "la especial dedicación que en los momentos actuales se requiere" y por "la necesidad de mantener la libertad de actuación".

"El Sr. Armenter ha indicado que lo hace debido a la especial dedicación que en los momentos actuales se requiere de los consejeros de Naturgy", ha explicado Naturgy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Su actividad en la mesa de gobierno de la energética es "incompatible", según detalla el comunicado, con sus obligaciones como consejero delegado de Criteria Caixa. "Asimismo debido a la necesidad de mantener la libertad de actuación de ésta en el contexto de la oferta actualmente en curso sobre parte de las acciones de Naturgy", añade su comunicación.  

Criteria, dueño del 24% de Naturgy, todavía no ha desvelado de forma pública su opinión sobre este envite del fondo de pensiones australiano por el 22,6% de la energética. La salida de Armenter es un paso previo para la decisión inminente del fondo que dirige Fainé. Desde el mercado se insiste en que el holding de inversiones de Fundación La Caixa estaría valorando vender una participación cercana al 8% en esta OPA dirigida a los minoritarios de la energética.

En su sustitución, el consejo de Naturgy ha acordado nombrar por cooptación a Enrique Alcántara García-Irazoqui con el carácter de consejero dominical en representación del accionista Criteria. 

Sin novedades de la OPA a Naturgy

La operación, además del visto bueno de la CNMV, debe contar con la autorización del Consejo de Ministros, debido a la normativa de blindaje aprobada el año pasado por el Gobierno por la crisis de la covid-19, que permite al Ejecutivo vetar la compra por un inversor extranjero de más de un 10% de una empresa española de un sector estratégico.

La OPA está ahora en el tejado del Ministerio de Industria. Concretamente, en la Secretaría de Estado de Comercio y Dirección General de Comercio e Inversiones. Estos dos organismos analizarán la oferta del fondo australiano al margen del Gabinete de Reyes Maroto, ya que la ministra decidió apartarse de este proceso porque su marido trabaja en Naturgy. 

IFM presentó toda la documentación a los técnicos de Comercio a principios de marzo. Ahora, trabajan contra reloj en un informe que aterrizará en Moncloa para abrir el debate en el Consejo de Ministros. Un momento donde Reyes Maroto y el resto de ministros tendrán que decantarse por aprobar o vetar la compra del 22,6% de Naturgy por parte de este fondo de pensiones australiano.