Madrid cocina estos días la creación de una criptomoneda para el sector turístico que podrá ser utilizada en establecimientos de todo el mundo. La sala de máquinas es Madrid Capital Fintech (Mad FinTech), una asociación sin ánimo de lucro presidida por Salvador Molina e impulsada por el Ayuntamiento de Madrid. Está formada por unas 200 empresas.

Bajo este paraguas, hace unos días varias cadenas hoteleras llegaban a un acuerdo para crear la 'Alianza de cadenas hoteleras por la digitalización y sostenibilidad del turismo'. En concreto, está formada por Room Mate, Alma Hoteles, Castilla Termal, Fontecruz Hoteles, Hospes Hotels, One Shot, Only You Hotels, Hotels y Único Hotels.

Esta alianza es precisamente la que pretende amparar la creación de un instrumento digital para que el sector se financie más allá de los bancos, proyecto al que se han sumado ya otras nueve cadenas hoteleras más. El objetivo es que los clientes de los establecimientos adheridos puedan pagar servicios con moneda virtual como un activo financiero, a través de una app móvil, tal y como ha podido saber Vozpópuli. El abono mediante este tipo de activos digitales permitirá a sus tenedores disfrutar de descuentos y un tratamiento preferencial respecto a quienes lo hagan con dinero tradicional.

El abono de servicios con criptomoneda permitirá al cliente disfrutar de descuentos y un tratamiento preferencial respecto a quienes lo hagan con dinero tradicional.

El primer paso del proyecto es establecer los contratos inteligentes, sumar operadores al sistema y ejecutar varios pasos intermedios hasta crear el utility token -token utilitario-. Esta figura permite a las empresas o startups financiarse mediante moneda virtual (se trata básicamente de realizar rondas de financiación mediante tokens).

La criptomoneda de Hammam Al Ándalus

El germen de esta iniciativa se encuentra en la cadena de baños árabes Hammam Al Ándalus. Hace unos meses la compañía se lanzó a la búsqueda de financiación para ampliar su negocio, que en España está presente con establecimientos en Granada, Málaga, Madrid, Córdoba y Palma de Mallorca. El objetivo a largo plazo es abrir nuevos baños en Lisboa, Valencia, París y, en un horizonte más lejano, en Tokyo.

Para ejecutar este plan, Hammam Al Ándalus necesitaba 24 millones de euros. Las vías tradicionales de financiación -principalmente los bancos- están demasiado encorsetadas en términos regulatorios a la hora de facilitar el crédito, y la compañía optó por captar fondos a través de instrumentos digitales. Para ello creó el token Helysia.

La CNMV dio el visto bueno al proyecto. El objetivo en la primera fase era conseguir 100.000 euros en un mes. Para sorpresa de todos, en ocho horas Hammam Al Ándalus se había hecho con esa cantidad, y alcanzó finalmente los 150.000 euros. El siguiente paso fue sentar las bases para captar 24 millones de euros en Helysia. La CNMV permite este tipo de operaciones, pero con un máximo de cinco millones al año. El proceso de expansión de Hammam Al Ándalus está pensado en el largo plazo, y el modelo propuesto por la CNMV les encajó.

Helysia duplica su valor

En el momento de su lanzamiento -agosto de 2020- una unidad de este token se cambiaba por un euro, pero se vendía con un descuento del 10%, es decir, cada Helysia se compraba por un euro pero se recibía el equivalente a 1,10 euros. Este martes se ha revalorizado hasta 2,24 euros.

El siguiente paso es incrementar las posibilidades de Helysia, más allá de abonar los servicios de los baños árabes de Hammam Al Ándalus. Se pretende que pueda servir para pagar otros servicios de comercios situados cerca de los baños: restaurantes, bares, teatros... Las posibilidades son muy grandes. Pensemos en un usuario que no puede acudir a recibir un masaje por motivo de fuerza mayor.

En una cadena 'habitual', perdería el dinero. En el futuro, ese usuario podrá revender dentro de la red del propio establecimiento el masaje no disfrutado por un importe un poco menor, y garantizarse así la venta. Ganan todos. El establecimiento porque además del ingreso inicial por el masaje que no se ha utilizado consigue otro adicional. El cliente primigenio porque no se 'come' el servicio que ya ha abonado, y el usuario que lo recompra porque lo adquiere a menor precio.

El proyecto de Hammam Al Ándalus es el que tomará como ejemplo la comisión de Turismo de Madrid Fintech, creada en octubre de 2020 y presidida por Fernando Gallardo, para crear una criptomoneda internacional para el sector turístico.