Los bancos españoles tendrían que asumir una pérdidas de 1.300 millones de euros, como máximo, en el caso de que se aprueben quitas para los créditos avalados por el Estado a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) que se concedieron a empresas y autónomos perjudicados por la crisis del coronavirus.

Esta es una de las conclusiones de un informe que ha publicado este jueves por la agencia Moody's, que añade que esta sería la cifra, suponiendo que la cobertura estatal media de esos créditos fuera del 70%, con lo que las entidades tendrían que asumir la pérdida del 30% restante, la parte no avalada.

Sin embargo, los autores del informe confían en que este efecto negativo para las cuentas de los bancos, muy castigadas por las provisiones dotadas por la crisis de la covid-19, sea limitado, porque la cancelación de los préstamos "está diseñada como medida de último recurso".

El paquete de ayudas directas de 11.000 millones de euros para pymes y autónomos afectados por la crisis de la covid-19, aprobado recientemente, es una muestra de la "fuerte voluntad del Gobierno" español de seguir ayudando a las empresas hasta que se normalice la situación económica, dice el informe.

Desde marzo de 2020, poco después de iniciarse el primer estado de alarma y el confinamiento de la población, con el consiguiente frenazo para la economía, el Ejecutivo ha implementado varios paquetes de ayudas para las empresas y "probablemente" tomará medidas adicionales hasta que las empresas afectadas puedan reanudar sus operaciones normales.