El ritmo al que España consiga suministrar la vacuna anti-covid será clave para determinar el crecimiento económico de 2021. Un retraso respecto a los planes iniciales podrían suponer una pérdida de hasta dos puntos en el avance del Producto Interior Bruto (PIB) de 2021, pasando de una recuperación de en torno al 5% a un avance más modesto, alrededor del 3%, según los economistas consultados por este medio.

El Gobierno se ha fijado como objetivo tener al 70% de la población vacunada en el verano, una meta que va resultando cada vez más difícil de conseguir dado el ritmo actual de suministro de los viales que llevan las comunidades autónomas y, especialmente, tras la interrupción en el uso de la vacuna de AstraZeneca.

Hasta la fecha, sólo el 8% de los españoles ha recibido una dosis de la vacuna, lo que nos sitúa lejos de la inmunidad de grupo que se alcanzará cuando esta proporción llegue al 70%.

Aunque todos los servicios de estudios y casas de análisis señalan a la vacunación como el elemento clave que determinará un mayor o menor dinamismo de la economía española este año, Rafael Doménech, responsable de análisis económico de BBVA Research, José E. Boscá y Javier Ferri -ambos de la Universidad de Valencia y Fedea- son los únicos que se han atrevido a proyectar un impacto numérico de un retraso en el suministro de vacunas.

Del 5,5% al 3,5% de crecimiento de PIB anual

Según su análisis, un retraso de tres meses en lograr esa inmunidad de grupo (es decir, que se consiga a final de año y no en el verano) podría suponer hasta dos puntos menos de crecimiento, con lo que la previsión del 5,5% para el conjunto del año podría quedarse en el 3,5%.

"Aunque no es sencillo calcular el coste económico de retrasar la inmunidad de grupo en un trimestre, es posible realizar algún cálculo tentativo. Por ejemplo, de acuerdo con las hipótesis de las previsiones de BBVA Research, a mediados de año se normalizará la situación sanitaria (…) un retraso de un trimestre de esta hipótesis supondría, al menos, un punto menos de PIB anual", admitían en este artículo publicado en Vozpópuli.

Esa pérdida podría llegar a ser de dos puntos de PIB, confirman a este medio. El servicio de estudios de BBVA prevé que en el primer trimestre el crecimiento sea nulo o incluso ligeramente negativo (-0,5%), que en el segundo sea del 1%, del 2,5% en el tercero y del 3% en el cuarto.

Esta previsión parte de que el turismo se recupere en verano hasta alcanzar niveles del 50% con respecto a antes de la pandemia y que se puedan ejecutar parte de los fondos europeos presupuestados para este ejercicio.

La vacunación en otros países, también clave

El panel de economistas de Funcas estima un crecimiento anual del 5,9%, cuatro décimas menos de lo que preveía en su último cálculo. Para el perfil trimestral estiman una caída del -0,4% el primero, 1,7% en el segundo, 2,9% en el tercero y 1,9% en el cuarto.

"Hay que tener en cuenta, en cualquier caso, que estas cifras pueden sufrir importantes modificaciones en función del avance de la vacunación", advierten.

No sólo el ritmo de vacunación en España será crucial para el crecimiento económico, sino que igualmente importante será la velocidad a la que vacunen en los países emisores de turistas internacionales, como Alemania o el Reino Unido.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado este miércoles que la Unión Europea recibirá entre abril y junio 360 millones de vacunas de los cuatro laboratorios cuyos fármacos están autorizados para su uso en la UE: BioNTech-Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson.

En concreto, se recibirán 200 millones de vacunas de BioNTech-Pfizer, 70 millones de AstraZeneca (frente a los 180 prometidos), 55 millones de Johnson & Johnson (la única de una sola dosis) y 35 millones de Moderna.

Estos 360 millones de vacunas supondrían un importante impulso en comparación con los cien que han recibido hasta ahora, en el primer trimestre.