Correos ha contratado a la empresa sevillana Passion Motorbyke Factory para el estudio de viabilidad de vehículos eléctricos para el reparto de productos refrigerados. Se trata de una prueba en la compañía de mensajería para experimentar en el campo del envío de la comida a domicilio mediante el vehículo eléctrico creado por esta compañía, Scoobic.

En concreto, se trata de un vehículo de reparto eléctrico, a medio camino entre la moto y la furgoneta, que fue premiado por el propio Correos en enero de 2019, en el marco de su Reto Lehnica (CorreosLabs).

Así, el motivo del galardón era premiar a emprendedores y start-ups "con el objetivo de impulsar el desarrollo de proyectos que aporten productos o servicios innovadores en los ámbitos de la logística, la digitalización y la sociedad"; la empresa pública de mensajería premió con 30.000 euros el proyecto de la empresa sevillana y comenzó a hacer pruebas con repartidores y carteros.

Ahora, el contrato para el estudio, publicado en la Plataforma de Contratación del Sector Público, está valorado en 42.350 euros (IVA incluido) y será ejecutado en los próximos seis meses y ha sido adjudicado de forma directa a Passion Motorbyke Factory, alegando Correos la "motivación especial de conformidad con el apartado 10.5.2 párrafo tercero de las Instrucciones Internas de Contratación". Este punto apunta a las "contrataciones de emergencia".

Más proyectos

No obstante, no es la primera vez que Correos trabaja con el vehículo de la compañía sevillana. El pasado septiembre, Correos Express y Vectalia pusieron en marcha en Pamplona un servicio de entrega de paquetes a domicilio mediante Scoobic.

En el campo de la alimentación, Carrefour España también ha puesto a prueba estos vehículos para sus pedidos de ecommerceNo en vano, fue la primera empresa que lo utilizaba, convirtiéndose en la primera que recibió una parte de las mil unidades que se fabricaron en 2019.