Más de dos millones de contribuyentes que tienen obligación de presentar la Declaración de la Renta de 2020 todavía no lo han hecho cuando queda una semana para que expire el plazo para cumplimentarla, el próximo 30 de junio.

Según han confirmado a Vozpópuli fuentes de la Agencia Tributaria este miércoles, Hacienda ha recibido hasta la fecha un total de 19,3 millones de declaraciones del IRPF desde que arrancó la campaña en abril. Sin embargo, la AEAT tenía previsto recibir 21,57 millones de declaraciones este ejercicio, lo que supone que todavía faltan 2.270.000 contribuyentes pendientes de entregar su declaración en la semana que queda hasta que acabe el plazo.

Hacienda estimaba que de ese total de presentaciones, alrededor de un 66% (14.330.000 declaraciones) saldrían a devolver por un valor total de 10.857 millones de euros. Aunque faltan dos millones de personas por hacer la declaración, la Agencia Tributaria ya ha recibido 12,9 millones de declaraciones a devolver, de lo que se puede deducir que son los contribuyentes que tienen que pagar los que más se demoran en presentar su IRPF.

Se da la circunstancia, además, de que gran parte de estos contribuyentes que aún no han hecho su declaración son trabajadores que en el año 2020 estuvieron afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y que, teniendo obligación de presentarla (por haber tenido dos pagadores siempre que hayan ingresado al menos 14.000 euros), tienen pendiente todavía hacerlo a siete días de que acabe el plazo.

La mitad de afectados por ERTE aún no ha presentado la Declaración

Datos de la Agencia Tributaria facilitados por TaxDown, colaborador social de esta organización, reflejan que aproximadamente un 50% de los empleados que tienen obligación de presentar la declaración del IRPF por haber estado en ERTE no la han presentado por desconocimiento o por miedo al resultado.

En un 40% de los casos, estos trabajadores no la han presentado por "la complejidad del proceso", explican, de hecho la AEAT ha tenido que aumentar el número de efectivos para resolver dudas y ayudar a los empleados que han tenido irregularidades en el cobro de los ERTE a solucionar su situación; mientras que en un 60% de los casos no han presentado aún la Declaración porque tienen miedo a que les salga a pagar debido precisamente a esas irregularidades.

Aunque los 3,6 millones de trabajadores que estuvieron en ERTE en el año 2020 tienen que presentar la declaración, esta obligación sólo es nueva para un total de 327.000, aquellos que han ingresado entre 14.000 y 22.000 euros y que cuando sólo tenían un pagador no tenían porque presentar la renta (ya que es obligatorio a partir de ese umbral en caso de sólo tener un pagador).

Estos últimos, que hasta este año no han tenido que presentar la Renta, podrían no haberla presentado por desconocimiento ya que no lo han hecho antes.

Problemas para los que sufrieron irregularidades

Los contribuyentes que pueden tener más problemas a la hora de presentar la Renta son aquellos que estuvieron en ERTE y sufrieron irregularidades al momento de reincorporárse, los que por ejemplo estuvieron un tiempo cobrando a la vez la prestación por desempleo y su sueldo.

Si esos trabajadores en ERTE pudieron regularizar su situación con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en el año 2020, no tienen que preocuparse ahora por la declaración, ya que en ese caso a la Agencia Tributaria ya le constará la cantidad correcta que debe retener.

El importe correcto aparece reflejado en los datos fiscales y el contribuyente presenta la declaración normalmente a partir de esos datos, sin tener que solicitar rectificaciones posteriores.

Sin embargo, si la situación no se regularizó en el año 2020, pueden darse dos situaciones. Si el SEPE ya ha iniciado el procedimiento y se lo ha comunicado a la Agencia Tributaria, entonces la Agencia Tributaria informará al trabajador de los dos importes: el de lo que ha ingresado en 2020 en realidad y el de lo que en verdad debería haber ingresado, restando lo que el SEPE le ha pagado de forma equivocada.

Si el trabajador está de acuerdo con esas cuantías, puede marcarlo al presentar la declaración a través de Renta web y presentarla de forma normal, sin tener que solicitar rectificaciones posteriores. Si no está de acuerdo, puede modificar esas cuantías para poner las adecuadas.

Un procedimiento complicado

Por último, puede suceder que el SEPE no tenga noción del pago indebido y el trabajador no se lo haya comunicado, o bien que el SEPE sí conozca el error pero no haya informado a la Agencia Tributaria de cuál es la cuantía que el trabajador tiene que devolver. En ese caso, el borrador de la declaración de la renta será erróneo. La declaración incluirá un apartado correspondiente a "cuantías indebidamente percibidas pagadas por el SEPE por ERTE", pero ahí no aparecerá el dinero exacto.

Si el trabajador sabe cuánto ha cobrado de más, de forma indebida, puede reducir él mismo los ingresos a declarar (si en total ha percibido 40.000 euros al año, pero sabe que el SEPE le ha pagado de más 3.000 euros, podrá reducir el total a 37.000).

Si no conoce el importe exacto o prefiere esperar a que lo determine el SEPE, la declaración le saldrá a pagar (o a pagar más de lo que le corresponde), y en el fututo cuando conozca la cuantía por parte del SEPE estará obligado a pedir una rectificación de la declaración, para que le devuelvan lo que ha pagado de más.

El procedimiento es complejo, de ahí que haya muchos trabajadores que estuvieron afectados por un ERTE al año pasado y que aún no se han enfrentado a realizarlo.