Solo tres comunidades autónomas han dado luz verde a que algunas de sus grandes empresas se encarguen de la vacunación de sus empleados, en colaboración con los sistemas de salud autonómicos. Por el momento, han sido Cataluña, la Comunidad Valenciana y Andalucía las que han llevado a la práctica el convenio anunciado por el ministerio que dirige José Luis Escrivá y la patronal de los empresarios, la CEOE.

De hecho, la iniciativa, que fue anunciada por Escrivá hace ya dos meses, se ha topado con las "trabas" autonómicas, al tener que poner en marcha el proceso negociando con cada sistema de salud. En el momento del anuncio, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, recalcó que el convenio de colaboración con la Fundación CEOE y con las mutuas de accidentes de trabajo  tiene como objetivo poner las capacidades logísticas y el personal sanitario de estas últimas a disposición de las comunidades autónomas para vacunar durante los próximos meses

Fuentes conocedoras de las negociaciones consultadas por Vozpópuli apuntan que el proceso se está dilatando más de lo esperado. Una vez que cada patronal autonómica ha comenzado a hablar con las comunidades autónomas, son ellas las que imponen sus condiciones para poner en marcha el proceso, que pueden ser diferentes a las propuestas por las empresas, sobre todo en relación al número de trabajadores, necesidad de disponer de servicios médicos propios, etc.

Así, cuando se fijan las condiciones, "hay empresas interesadas que no se adecúan a los requisitos", por lo que los acuerdos se ralentizan. Así las cosas, se da la situación de que empresas como El Corte Inglés están vacunando a sus empleados en las tres comunidades citadas pero no pueden hacerlo en otras al no haber acuerdo, a pesar de disponer de servicios médicos.

Además de en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Andalucía, las citadas fuentes esperan que en los próximos días pueda cerrarse un acuerdo en Galicia, donde la patronal sigue manteniendo conversaciones con la Xunta. Allí, plantas como la de PSA-Citroën en Vigo o la de Inditex en Arteixo (A Coruña) podrían verse beneficiadas del acuerdo para vacunar a sus empleados. Por el momento, desde la Confederación de Empresarios de Galicia apuntan a que todavía no hay nada cerrado y señalan que fue a mediados de este mes cuando ellos y la propia Xunta se suscribieron al Plan Sumamos de la CEOE, que da cobertura a estas propuestas.

El objetivo de la colaboración, recalcaron sus impulsores, es poner a disposición del sistema "todos los recursos potenciales para la vacunación, con el fin de dotar de mayor velocidad al proceso de vacunación y de alcanzar los objetivos de vacunación en el menor tiempo posible y, por otro lado, permitir, gracias a la colaboración de las empresas, que el Servicio Público de Salud tenga mayor disponibilidad para atender y vacunar al resto de la población".

Las comunidades no dan el paso

En medio de la lentitud del proceso, hay sectores como el de los supermercados que exige que se vacune a sus empleados “de forma masiva”. En concreto, las compañías de alimentación, bebida, droguería y perfumería solicitan que, “ante el inminente levantamiento de los criterios de edad en el proceso de vacunación, ha llegado el momento de dar entrada de forma masiva a las empresas para que contribuyan a agilizar la inmunización de sus trabajadores”.

Las patronales que representan al sector (Aces, Aecoc, Anged, Asedas, Cooperativas agroalimentarias y Fiab) consideran que es necesario inmunizar cuanto antes a los empleados que acuden presencialmente a sus puestos de trabajo y están en contacto constante con clientes. Según los datos facilitados por fuentes del sector, a mediados de junio solo alrededor del 10% de los empleados de la distribución (supermercados) está vacunado, algo que atribuyen a la juventud de las plantillas en estos puestos de trabajo.