La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, avanzó este martes que el nuevo marco de ayudas enviado a Bruselas permitirá a las comunidades autónomas y ayuntamientos a “ir un paso más allá y no solo a dar un crédito fiscal sino, incluso, compensar una parte de los costes fijos de las empresas”.

Calviño explicó en entrevista a la Cadena Ser Cataluña recogida por Servimedia que el nuevo marco temporal de ayudas enviado por el Gobierno para aprovechar la ampliación de ayudas que permite ahora la Comisión Europea a los Estados “ha abierto un poco la puerta” a “adaptar el marco legal para que todas las administraciones públicas puedan dar más ayudas directas a cada una de esas empresas”.

“Y en este sentido, las comunidades autónomas y los ayuntamientos están mejor situados para ver cuáles son las consecuencias de las decisiones que ellos toman de restricción de actividad económica para luchar contra la pandemia”, abundó. Al respecto recordó que el Gobierno les ha transferido recursos para encarar la situación creada por la pandemia como el fondo para la covid-19 de 16.000 millones de euros o los 10.000 millones asignados este año a las comunidades autónomas “para que puedan tener recursos y no tengan un problema de financiación para poder apoyar al tejido productivo”.

“En las próximas semanas será vital que podamos responder a las especificidades de cada una de las empresas”, abundó la ministra. A escala central, detalló que el Gobierno lleva tiempo trabajando con las entidades financieras y el Banco de España “en medidas de mayor envergadura desde el punto de vista económico, financiero y fiscal” y que deben llegar a todo el territorio nacional.

Se trata, señaló, de poder aplicar medidas y, “en particular, a través de todo lo que es el sistema de avales del ICO, que se ha canalizado a través del sistema financiero para seguir aliviando la carga de las empresas”.

Junto a las acciones nuevas en estudio recordó la batería de apoyos puestos en marcha desde marzo del pasado año cuando estalló la pandemia y que solo en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), en la prestación extraordinaria de los autónomos y el apoyo a los trabajadores con incapacidad laboral han supuesto 40.800 millones en ayudas directas en el conjunto de España o los avales del ICO, que han movilizado 115.000 millones.

Sin embargo, admitió que “ahora entramos en una fase distinta”, ya que son muchos los meses que llevamos en esta crisis y “empezamos a pasar de una situación de necesidad de liquidez a un posible problema de solvencia de las empresas” que precisa desplegar “otro tipo de apoyos que se destinen más bien a reforzar la solvencia empresarial”.

Espero que pronto podamos reforzar el catálogo, el arsenal de medidas que hemos puesto en marcha desde hace un año, para que sigan siendo efectivas y llegando de verdad a aquellos que lo necesitan”, confió.