El comercio se enfrenta a las rebajas de verano con optimismo por primera vez desde que empezara la pandemia. Tras haber vivido varios periodos de rebajas desde marzo de 2020, estas son las primeras en las que pequeñas y grandes tiendas prevén mejorar sus ventas y levantar las cuentas del verano.

No en vano, los empresarios consideran que estas rebajas podrían ser un punto de inflexión. "Esperemos que la campaña ayude a repuntar", explicaba este jueves el presidente de Acotex, Eduardo Zamácola, en un encuentro con periodistas. Así, y aunque la fecha oficial de inicio de rebajas de verano suele marcarse el 1 de julio, desde el sector dan por hecho que las grandes cadenas volverán a adelantar la fecha, máxime este año cuando todas disponen de stock del que tienen que desprenderse.

H&M, por ejemplo, ya ha fijado el día 21 de junio como fecha de inicio de rebajas, y se espera que el gigante Inditex se acerque también a esa semana, primero con los descuentos online y después en tienda física. Otras, como El Corte Inglés, declinan comentar aún la fecha oficial de inicio, pero estos días ya han puesto en marcha sus "ventas privadas" con descuentos de hasta el 30% para clientes con la tarjeta de los grandes almacenes.

Con la vacunación avanzada, los establecimientos se agarran a este periodo de rebajas como el inicio de la vuelta real a la normalidad precovid. "En vista de los últimos indicadores de comercio como la Confianza del Consumidor y el Índice de Comercio Minorista, que marcan una tendencia al alza, podemos prever cierta reactivación del consumo para los próximos meses que tenga su reflejo también en la campaña de rebajas de verano", apuntan a Vozpópuli desde la Confederación Española de Comercio (CEC).

El comercio teme un efecto pasajero

No obstante, para este organismo, que representa a las pequeñas empresas, no es oro todo lo que reluce. "Más allá del efecto champán en el consumo que pueda ocasionarse en los próximos meses y que previsiblemente será pasajero, estamos lejos, especialmente en algunos subsectores ,de una situación asimilable al periodo prepandemia", insisten.

En esta línea, recalcan los representantes de los pequeños comercios que la "previsible" mejora de los datos de las rebajas para esta campaña respecto al año anterior indican el "gran impacto" que la covid ha tenido sobre el comercio el pasado año, incluso en los meses de verano, en los que, "pese a haberse producido una relajación de restricciones, la suspensión de celebraciones y fiestas tuvo una gran afectación en sectores relacionados con el equipamiento de la persona". 

El pequeño comercio, explica la CEC, ha vuelto a sufrir un varapalo en lo que a sus demandas sobre rebajas se refiere. El pasado marzo, el Congreso rechazó la proposición no de ley para volver a los periodos tradicionales de rebajas, que ahora están liberalizadas. Según la CEC, esto permitiría "recuperar su impacto y el sentido original con el que fueron creadas, dar salida al stock acumulado a precios competitivos y por un tiempo limitado".

Con todo, el comercio textil necesita de estas rebajas para poder seguir mejorando sus ventas, que en este mes de mayo se situaron un 15,5% por debajo del año 2019, el último antes del estallido de la pandemia. De hecho, por el momento solo Inditex ha conseguido recuperarse ya del coronavirus en facturación.