El comercio ha sido uno de los sectores más afectados por las restricciones del coronavirus, que no se han aplicado por igual entre comunidades ni tampoco entre entre provincias. Así, acaba de cumplirse un año desde que todo el comercio no esencial español tuviera que bajar la persiana según su tamaño durante un máximo de tres meses.

De este modo, conforme se fueron aprobando las fases de camino a la "nueva normalidad", los comercios más pequeños abrieron de nuevo sus puertas, primero con cita previa y después limitando aforo. Los más afectados, los centros comerciales y grandes almacenes, fueron los últimos en volver a su actividad.

Ese es es el tiempo total que los comercios en Madrid han estado cerrados total o parcialmente durante el año de la pandemia: entre 80 y 90 días. Según los datos facilitados por la patronal Anged, el caso de la comunidad que dirige Isabel Díaz Ayuso no se repite en ninguna otra comunidad española.

Desde que terminó el confinamiento, durante la segunda y tercera ola, "la política de restricciones de las CCAA ha variado muchísimo respecto al comercio", recalcan fuentes de la patronal, que explican que, en términos generales, se han aplicado restricciones de aforo, manteniendo el comercio abierto, o límites horarios, como es el caso de Andalucía cuando adelantó a las 18 horas el cierre del comercio no esencial.

No obstante, se da el caso de comunidades, que, sobre todo después del verano, volvieron a aprobar fuertes restricciones sobre el comercio, centrado en la mayoría de los casos en los grandes establecimientos.

El comercio cierra por toda España

De este modo, en el lado contrario a Madrid se encuentra Cataluña donde, siempre en base a las cifras que maneja la patronal, el comercio no esencial ha estado cerrado total o parcialmente 222 días durante el último año, casi tres veces más; hoy, siguen cerradas las tiendas de más de 800 metros cuadrados.

Muy de cerca le sigue Castilla y León, que ha cerrado total o parcialmente durante 181 días, junto con los 162 días de Baleares. Según Anged, estas tres comunidades concentran casi el 50% del empleo total perdido en España desde octubre, un total de 69.094 parados.

En medio de estos dos extremos, el de Madrid y Cataluña, se encuentran otras comunidades que han aplicado cierres totales o parciales durante cerca de 120 días en el último año, como Asturias, que cerró las tiendas de más de 300 metros cuadrados en noviembre; Extremadura, que entre enero y febrero aplicó el cierre de grandes establecimientos y centros comerciales de grandes municipios como Plasencia o Mérida; o Castilla-La Mancha, que cerró comercio no esencial entre mediados de enero y febrero.

Unos cierres que, insisten los empresarios, son "desproporcionados" en relación la incidencia de la covid en las tiendas. En base a los últimos datos que ha ofrecido el Ministerio de la Seguridad Social, las tasas de infección por covid del comercio minorista en relación a al total sectores de media (desde el marzo 2020 a 28 de febrero de 2021) es un 21% inferior.