La socimi catalana Colonial, cotizada en el Ibex 35, ha reforzado su cartera de inquilinos con el fichaje de uno de los principales bancos de inversión a nivel mundial, Goldman Sachs.

A través de su filial francesa SFL, ha sellado un contrato de pre-alquiler para albergar la que será la sede de Goldman en Francia. Será, en concreto, en un edificio de oficinas proyectado en el número 83 de la Avenida Marceau en París, junto al Arco del Triunfo. El contrato será de 12 años, nueve de ellos sin posibilidad de de cancelación. La superficie alquilada por Goldman es de unos 6.500 m², el 80% del espacio de oficinas del edificio de uno de los principales proyectos en marcha de Colonial. La operación permitiría a Goldman duplicar su plantilla en Francia.

"Es una operación trascendente, una gran compañía para un activo singular en el que se ha hecho un gran
trabajo", apunta Juan José Brugera, Presidente de Colonial y de su filial SFL. El proyecto del edificio, dirigido por el arquitecto francés Dominique Perrault, estará listo en la segunda mitad de 2021 y supone una inversión total por su compra y rehabilitación de 151 millones.

Sobre una decena de proyectos en desarrollo, la inmobiliario ha 'colocado' recientemente pre-alquileres con la fundación Cartier en París y con Naturgy en Barcelona.

55% por Francia; exposición en España

En el ejercicio 2019, Colonial ganó la histórica cifra en 73 años de 827 millones. El valor de sus activos alcanzó los 12.196 millones, mientras que su facturación por rentas fue de 325 millones. Está centrada en oficinas y el 76% de ellas corresponde a activos en distritos financieros. El 55% de sus ingresos proceden de París. En Francia, en pleno coronavirus, ha colocado deuda por 500 millones

Sus últimas cuentas sobre España revelan una elevada exposición a arrendamientos de menos de cinco años. De los 450 millones de euros en cobros mínimos futuros por arrendamientos que la socimi tiene previstos en España solo unos 45 millones corresponden a contratos de más de cinco años, mientras que 140 millones son contratos de menos de un año. Por Francia, paralelamente, espera 1.000 millones, de los que 424 millones corresponden a contratos de más de 5 años.

"Nuestra cartera de clientes está altamente diversificada entre muchos sectores diferentes e incluye inquilinos de primer nivel como McKinsey, Freshfields, Netflix, Facebook, Naturgy, Exane y GRDF entre otros, y cuentan con un alto grado de fidelidad: el 78% de nuestros clientes permanecen en activos de Colonial entre 5 y 10 años", afirman desde Colonial. Si bien el 20% de sus contratos tienen que renovarse este año (se trata del 1,5% de los ingresos), desde la compañía aseguran que hay "seguridad" en la renovación de "más de la mitad de los mismos", por lo que las rentas caerían un máximo del 6% respecto a lo previsto antes de la covid. Esa circunstancia ha motivado igualmente que la empresa difiera inversiones en este 2020.