Es una de las empresas referencia en el sector del automóvil por sus desarrollos tecnológicos que han permitido, entre otras muchas cosas, impulsar en su momento décadas atrás el desarrollo de los motores diésel con sus sistemas de inyección ultra eficientes y que está ahora inmersa en llevar al coche eléctrico a ser una alternativa más en el sector. Una compañía que aboga por la "neutralidad tecnológica" y por el uso de diferentes combustibles y energías según las necesidades de movilidad de cada usuario o de cada región.

Y aunque volcada en el coche eléctrico, Bosch sigue estimando que entre un 50% y un 67% de los coches nuevos que se venderán en 2030 tendrá todavía un motor de combustión con o sin hibridación, poniendo de manifiesto la importancia de incorporar combustibles sintéticos como una alternativa que puede permitir que estos vehículos sean neutros en emisiones de carbono.

Así lo ha señalado la compañía en el marco del webinar 'Neutralidad tecnológica para una movilidad sostenible, la realidad de las diferentes tecnologías de propulsión', donde ha subrayado que en la actualidad hay en uso más de 1.300 millones de vehículos con motores de combustión en todo el mundo, "una cifra que muestra que la sustitución de toda la flota mundial por otro tipo de propulsión llevará décadas". Por ello, desde Bosch han abogado por la "neutralidad tecnológica" y por el uso de diferentes combustibles y energías según las necesidades de movilidad de las personas.

"En Bosch tenemos el compromiso de reducir las emisiones a cero en todas las tecnologías. De hecho, nuestras instalaciones en todo el mundo ya son neutras en carbono. En el ámbito de la movilidad, observamos que cada vez vamos a necesitar más energía y, por lo tanto, nos enfrentamos a cambios tecnológicos y nuevas soluciones que necesitarán de un tiempo de implantación desde el punto de vista económico, así como desde la perspectiva técnica o industrial", ha indicado el vicepresidente de Ventas Mobility Solutions de Bosch para España y Portugal, Ricardo Olalla.

En este sentido, ha destacado que el motor de combustión sigue siendo en la actualidad el "eje central" de la movilidad en todo el mundo, por lo que Bosch se esfuerza en reducir las emisiones de esta tecnología, que cifra en hasta un 15% adicional.

Hidrógeno y combustibles sintéticos

Entre otros participantes en el webinar, el gerente de Diseño de Productos y Sistemas Energéticos de Repsol Technology Lab, Javier Aríztegui, ha asegurado que la firma está trabajando en diferentes alternativas como la electricidad, el hidrógeno y los combustibles sintéticos que se obtienen a través del hidrógeno verde y del dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera.

También los fabricantes de automóviles serán "fundamentales" para conseguir una movilidad sostenible. En el caso de Hyundai, el responsable de Servicio de la marca, Javier Arboleda, ha indicado que el hidrógeno es una "oportunidad histórica".

Y es que la marca coreana abarca hasta cinco soluciones diferentes de electrificación, pues "cada cliente tiene sus propias necesidades y son compatibles, no excluyentes", señala Arboleda. Los vehículos de combustión, apoyados por las diversas hibridaciones que ofrece la marca, tienen mucho que decir en los próximos años, y su total desaparición del mercado será a muy largo plazo.