El elevado precio de los coches eléctricos es sin duda uno de los frenos más importantes a su desarrollo, y su venta está muy ligada a los planes de ayudas del Estado. Su comercialización se activa con estos incentivos y, sin ellos, sería sin duda más residual de lo que todavía son en nuestro mercado. Pero después de una década comercializándolos, empieza a generarse un mercado de segunda mano que va reflejando el interés por esta nueva tecnología, y sus ventas así lo reflejan.

El primer trimestre de este año es una prueba de ello, un periodo en el que se registraron algo más de 2.000 coches eléctricos transferidos en el conjunto del territorio nacional, según datos de la consultora MSI para la patronal de los concesionarios, Faconauto. Este dato supone un 287% más de transferencias de eléctricos usados en relación al mismo periodo de 2019 con 727 vehículos transferidos. Desde la patronal señalan que, aunque el diésel y la gasolina siguen copando las transferencias de los usados, estas cifras revelan un interés cada vez más creciente por los vehículos de energías alternativas, lo que hace ver que avanzamos hacia la descarbonización y la renovación del parque automovilístico.

Además, las transferencias de vehículos usados eléctricos en el territorio nacional representan el 13% del total de coches de ocasión vendidos con combustión alternativa, situándose por detrás de los híbridos gasolina/eléctrico que contabilizan un 45% de las transferencias de este segmento, o los gasolina Mild Hybrid, con un 14%. Por su parte, los que combinan gasolina con propulsión eléctrica acumulan 1.725 transferencias.

Madrid, líder en transferencias

Por regiones, Madrid es la comunidad autónoma que más usados eléctricos transfirió en este primer trimestre de año, con 797 unidades registradas. Le siguen Cataluña con 339 vehículos, Andalucía, con 214 coches entregados y Castilla-La Mancha con 136. Por su parte, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla se sitúan al final del ranking, con un único vehículo vendido en la segunda ciudad mencionada.

La Rioja con tres coches entregados y Cantabria con 22 unidades de usados transferidas, se sitúan también a la cola en España en interés por este tipo de turismos. Teniendo en cuenta el conjunto de energías alternativas y motorizaciones híbridas, Madrid también se alzaría como la comunidad con más transferencias registradas (5.172), seguida de Cataluña con 3.169 unidades, Andalucía con 1.832 y la Comunidad Valenciana con 1.378 transferencias.

Un aumento de la oferta de turismos usados de motorizaciones alternativas que se ha disparado un 70% en los últimos seis meses, en parte debido a las matriculaciones tácticas de los fabricantes para esquivar las multas de la Unión Europea, por el incumplimiento de la normativa de emisiones WLTP. Pero el nuevo plan Moves III no ha incluido a los coches eléctricos de kilómetro cero, de los que hay miles de unidades que, lógicamente, están consideradas como vehículos de segunda mano.

El sector reclama que se extiendan las ayudas a estos eléctricos v.o. que contribuiría sustancialmente al objetivo de alcanzar los 250.000 vehículos eléctricos en 2023, puesto que se fomentaría la demanda real, claramente orientada al vehículo de segunda mano.