Por vez primera en 20 años, desde que Inditex saliera a Bolsa, en el año 2001, la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha requerido información adicional al líder mundial de la moda sobre sus cuentas.

El regulador del mercado español ha solicitado al grupo fundado por Amancio Ortega ampliar la información aportada sobre la gestión de sus locales comerciales y el impacto del coronavirus en su negocio. 

De esta manera, Rodrigo Buenaventura aterriza como presidente del regulador del mercado español exigiendo a la compañía española de mayor valor en Bolsa (80.500 millones de euros a día de hoy) un esfuerzo adicional de transparencia.

En particular, la CNMV pide a Inditex que detalle cómo la aplicación de la normativa NIIF16 afectó a sus cuentas de 2019. 

La nueva normativa establece los principios para el reconocimiento, valoración, presentación y desglose de los contratos de arrendamiento, con un único modelo de contabilidad para el arrendatario, que debe reconocer los activos por derecho de uso y los pasivos por arrendamiento.

Inditex gestionaba durante su anterior ejercicio fiscal un total de 6.750 contratos que incluían algún tipo de pago fijo, con plazo de obligado cumplimiento de tres años de media.

La multinacional española explica al organismo dependiente del Ministerio de Economía que ha optado por valorar el activo por un importe igual al pasivo ajustado por los pagos anticipados, y en los contratos más relevantes ha valorado el valor del activo como si la norma se hubiera aplicado desde el inicio del arrendamiento.

Impacto de la covid

La CNMV también requiere a Inditex información adicional sobre el impacto del coronavirus en su negocio, sobre el cálculo del deterioro aplicado o previsto.

Inditex realizó una provisión por inventario de 287 millones de euros. El grupo explica que corresponde a las existencias que se estima "serán vendidas por debajo de su precio de adquisición".