La Comisión Nacional del Mercado de Valores archivó el caso Codere en el último comité celebrado con Sebastián Albella como presidente del organismo. Albella abandonó la CNMV el pasado mes de noviembre, siendo sustituido por Rodrigo Buenaventura.

La familia Martínez Sampedro, fundadora de la única compañía de juego cotizada española, lleva más de dos años requiriendo al regulador del mercado español el lanzamiento de una OPA por parte de los fondos estadounidenses que controlan la mayoría del capital, liderados por el fondo Silver Point.

Los fondos estadounidenses lograron entre finales de 2017 y enero de 2018 desbancar a los hermanos José Antonio y Javier Martínez Sampedro de la presidencia y vicepresidencia de Codere.

José Antonio Martínez-Sampedro, expresidente de Codere, en una imagen de archivo.

Los fundadores del grupo sostienen que los fondos han actuado de forma concertada en la estrategia de toma de control del grupo, por lo que deberían haber lanzado una oferta sobre el 100% del capital, como establece la normativa.

La familia española fundadora de Codere ha recabado pruebas en EE UU para sostener sus demandas contra los fondos

La familia española ha iniciado arbitrajes y denuncias en juzgados contra la toma de control del grupo por parte de los fondos, e impulsó en Estados Unidos un procedimiento, discovery, que obliga a los fondos a entregar buena parte de las comunicaciones mantenidas con sus abogados.

Los Martínez Sampedro han enviado a la CNMV documentación recabada en ese discovery, que ayudaría a probar la supuesta concertación entre los fondos para hacerse con el control del accionariado y del consejo de administración de Codere.

Sin embargo, como ha desvelado recientemente Rodrigo Buenaventura, la CNMV ha archivado el caso. "La CNMV ha sido extraordinariamente activa en este asunto", explicó el presidente del regulador la pasada semana en un foro organizado por el Consejo General de Economistas.

Sebastián Albella se tuvo que inhibir de todas las decisiones de la CNMV sobre Codere

"Recibimos una denuncia de la familia Martínez Sampedro sobre una posible concertación e hicimos investigaciones y averiguaciones exhaustivas sobre el material recibido, y concluimos que no había indicio de tal concertación, lo que fue comunicado al denunciante, dando cuenta puntual de las razones", añadió Buenaventura a preguntas de este diario.

Rodrigo Buenaventura
Rodrigo Buenaventura CNMV

"Hemos dedicado muchos recursos, otra cosa es que el resultado no sea del agrado de las expectativas del denunciante, lo que no quita que no puedan hacer uso de los canales legales a su disposición", añadió.

Desde la CNMV no se ha podido precisar a este diario si la decisión del archivo del caso se tomó en el último comité en el que todavía era presidente Sebastián Albella, como indican fuentes consultadas por este diario. En todo caso, subraya el organismo, "Albella se abstuvo y se inhibió en todo lo relativo a ese expediente".

Los fondos han transmitido el control de Codere a los bonistas y han anunciado su liquidación y exclusión de Bolsa

Sebastián Albella presidió el despacho Linklaters antes de ser nombrado presidente de la CNMV. El bufete ha trabajado para Silver Point, el fondo que es el primer accionista de Codere, por lo que Albella debía inhibirse en todas las decisiones que la CNMV adoptara sobre la compañía de juego.

Sebastián Albella, expresidente de la CNMV.

Linklaters, estando dirigido por Albella, trabajó en la reestructuración financiera de Codere acometida en 2014, y de acuerdo a la documentación entregada por los Martínez Sampedro a la CNMV, cobró 0,7 millones de euros en 2018 de Codere.

Recientemente los fondos estadounidenses han decidido transmitir el control de Codere a los bonistas, los principales acreedores del grupo, y han anunciado la liquidación de la sociedad y su exclusión de Bolsa.