La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha requerido a Cie Automotive ampliar la información facilitada sobre casos de corrupción denunciados en la compañía que conllevaron despidos y que no habían trascendido hasta ahora.

De cara a futuras publicaciones de información, el regulador del mercado español recomienda a la multinacional vasca de componentes del automóvil que amplíe la descripción de las medidas adoptadas.

Cie Automotive, con un valor de mercado cercano a los 3.000 millones de euros, recibió a través del canal interno 18 denuncias en 2019, de las que tres se refirieron a corrupción.

La compañía asegura que los casos de corrupción denunciados internamente no son relevantes

El grupo despidió a los empleados implicados, pero la compañía no ha revelado ni el número de trabajadores despedidos ni en qué consistieron esos casos de corrupción denunciados. A preguntas de este diario, un portavoz de la empresa ha asegurado que fueron “casos no relevantes, temas menores”.

“Puesto que los casos de corrupción pueden generar contingencias u obligaciones presentes de pago en concepto de provisiones”, advierte la CNMV, “deberían vincularse de una forma precisa y clara estos aspectos con los desgloses en las notas de las cuentas anuales sobre contingencias y provisiones”.

Cie Automotive, alienada con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, sigue unos objetivos de comportamiento basados en los estándares de Global Reporting Initiative (GRI). Sin embargo, como señala la CNMV, en los referidos a corrupción y sobornos no proporcionan toda la información recogida en el GRI.

La multinacional vasca dispone de un modelo de prevención de riesgos penales, mediante el cual identifica qué delitos pueden darse. La compañía admite que su exposición a la posibilidad de tener casos de fraude es mayor por el entorno internacional en el que actúa, con múltiples localizaciones.

La CNMV advirtió en noviembre de 2019 que los casos de supuestas prácticas irregulares de cotizadas conocidos eran motivo de preocupación

La CNMV dio un toque de atención a las empresas cotizadas españolas en noviembre de 2019 por la comisión de prácticas irregulares.

En un inusual comunicado, el regulador advirtió de que era “motivo de preocupación” los casos de presuntas prácticas ilegales conocidos en algunas cotizadas. Aunque fueran casos imputables a un número reducido de personas y pocas empresas, “este tipo de situaciones puede comprometer la imagen y reputación de nuestro mercado de valores”, subrayó la CNMV.

El organismo presidido desde finales del pasado año por Rodrigo Buenaventura aclaró en ese comunicado de 2019 que la información relativa a supuestos casos de corrupción debe incluirse en los primeros informes que se elaboren tras el momento en el que se haya tenido conocimiento de las prácticas irregulares o riesgos correspondientes, "con independencia de que hayan trascendido o no públicamente a través de medios de comunicación o de otro modo".