La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) quiere asegurarse de que Telefónica abre su obra civil -en tiempo y forma- para que cualquier operador que quiera ampliar su red de banda ancha -más de 30 Mb/s- acceda con garantías a las instalaciones de la empresa de telecomunicaciones española, según fuentes consultadas por Vozpópuli.

Se trata de un extremo que se detalla en la oferta MARCo (Oferta Mayorista de Acceso a Registros y Conductos), en vigencia desde 2009. Desde entonces, los operadores de telecomunicaciones pueden hacer uso de la infraestructura física de Telefónica para efectuar sus propios despliegues de red, y es precisamente la oferta MARCo la que regula las condiciones de precio y acceso.

En 2016 Competencia actualizó la oferta MARCo, a pesar de que Telefónica llevó el caso a los tribunales. "Esta oferta recoge un conjunto de servicios que Telefónica debe prestar a otros operadores para facilitar el acceso a sus infraestructuras de obra civil durante el despliegue de redes de comunicaciones electrónicas de alta velocidad (NGA). Se han revisado los procedimientos para mejorar el despliegue en zonas de menor densidad poblacional", explicaba entonces el organismo.

La CNMC quiere apoyarse en el Real decreto 330/2016 para agilizar la apertura de obra pública a los operadores de transporte

Sin embargo, desde 2017 ha habido 26 conflictos relativos al acceso a la obra civil de los grandes poseedores de infraestructuras. El mayor de estos actores si hablamos del sector de las telecomunicaciones es Telefónica. Según las mismas fuentes, la CNMC ha decidido apoyarse en el Real Decreto 330 para garantizar una mayor velocidad en la resolución de conflictos, publicando un documento en el que detalla las condiciones para que los poseedores de obra civil la abran a su competencia.

Operadores de transporte

Algunos de estos conflictos tienen que ver con los denominados operadores de transporte. Se trata de compañías menos conocidas que los operadores tradicionales (Orange, Vodafone, MásMóvil o la propia Telefónica). Necesitan acceder a la obra pública de grandes empresas (Telefónica, Iberdrola, Naturgy, por poner algunos ejemplos) para llevar su red de telecomunicaciones entre puntos separados en ocasiones a centenares de kilómetros de distancia. El objetivo es llevar la red -los cables- por los canutos, postes e infraestructuras de compañías de electricidad u operadores de telecomunicaciones -o cualquier otro organismo-. Sin embargo, esta apertura de la obra civil no se ejecuta como debería.

"Cuando un operador de transporte solicita el acceso a la obra civil del operador incumbente, como puede ser Telefónica, este retrasa administrativamente el proceso con alegaciones e instrumentos burocráticos que en ocasiones demorar el proceso durante meses. La CNMC busca con el Real Decreto 330/2016 otra alternativa que defina un marco de actuación claro para resolver los conflictos cuanto antes", explican otras fuentes del sector a este diario.

En el documento en el que se hace referencia al Real Decreto -sometido a consulta pública- para resolver los conflictos en materia de obra civil, la CNMC define infraestructura física como "cualquier elemento de una red pensado para albergar otros elementos de la red sin llegar a ser un elemento activo de ella, como tuberías, mástiles, conductos, cámaras de acceso, bocas de inspección, distribuidores, edificios o entradas a edificios, instalaciones de antenas, torres y postes”.

El texto señala también cuándo una empresa con infraestructura física está obligada a abrir su obra pública. "Igualmente, y siempre y cuando el objetivo perseguido con la instalación de la red sea la provisión de servicios de banda ancha de alta velocidad, el acceso deberá garantizarse con independencia de el tipo de red de acceso de banda ancha (por ejemplo, fibra óptica o cable híbrido fibra-coaxial); la arquitectura de red (punto a punto o punto a multipunto); el tramo de red a desplegar (red de acceso o red troncal); la tipología de los clientes a los que se proveerán los servicios de banda ancha de alta velocidad (clientes residenciales o clientes empresariales)".

Enfrentados a la CNMC

Desde una organización afectada por el nuevo enfoque de la CNMC manifiestan que "no se entiende que, de repente, se saque a la palestra el Real Decreto 330/2016 cuando la oferta MARCo establece claramente las condiciones para acceder a la obra pública. Al final, el texto legal se puede interpretar de múltiples maneras".

De hecho, esta empresa hace otra interpretación diferente. "La obligación se circunscribe al despliegue de redes de más de 30 Mb/s, y se refiere únicamente a las redes de acceso a las viviendas, locales, edificios, pero en modo alguno a las redes troncales, de transporte, redes privadas. Las infraestructuras civiles son un bien escaso, cuya correcta administración ha permitido que todos los operadores que han querido desplegar redes de fibra en España lo han podido realizar. En el caso de Telefónica son más de 230 operadores los que han accedido a su red".

Desde otra de estas empresas explican que "si se produce un acceso indiscriminado a estas infraestructuras para otros usos diferentes que el despliegue de redes de acceso, se corre el riesgo de saturación de las mismas y que cuando un operador quiera desplegar se encuentre que no queda capacidad vacante y tenga que construir sus propias infraestructuras civiles, justamente lo que la se pretendía evitar".